Matacán verá reducida su actividad operativa desde octubre en 185 horas

Junto al salmantino, otros 16 aeropuertos y dos helipuertos pasarán de 2.002 horas semanales a 725 horas

Los cuatro aeropuertos de la Castilla y León (Burgos, León, Salamanca y Valladolid), junto a otros 13 del resto de España --aquellos de menos de 500.000 pasajeros-- y dos helipuertos reducirán el horario operativo de sus instalaciones, que pasarán de 2.002 horas semanales a 725 horas a partir del próximo mes de octubre, lo que supone rebajar en 185 horas diarias sus servicios operativos, para reducir en un 50 por ciento las pérdidas de dichas infraestructuras en 2013.

Los aeropuertos afectados, además del salmantino de Matacán, son los de Valladolid, Melilla, San Sebastián, Pamplona, León, Badajoz, Ceuta, Burgos, Vitoria, Algeciras, Torrejón, Logroño, Córdoba, Albacete, Huesca-Pirineos, Cuatro Vientos, Sabadell y Son Bonet, en los que se aplicarán los nuevos horarios a partir de la próxima temporada de invierno, que comienza en octubre.

La medida forma parte del Plan de Eficiencia de Aeropuertos, que la ministra de Fomento, Ana Pastor, presentó este jueves, junto al secretario de Estado de Transportes, Rafael Catalá, y el presidente de AENA, José Manuel Vargas, con el objetivo de reducir en un 50% las pérdidas operativas de estas 19 infraestructuras, que alcanzan los 70 millones anuales, hasta los 35 millones de euros, sin tener en cuenta las amortizaciones.

"El Gobierno tenía dos opciones dejar caer una entidad pública que pese a su deuda --cerca de 15.000 millones de euros-- es líder mundial o poner en valor Aena Aeropuertos, invirtiendo la tendencia de perdidas", defendió Pastor, quién dejó claro que no se cerrarán aeropuertos.

Al respecto, reconoció que se ha estudiado la posibilidad de cierres, pero que el Ejecutivo ha optado por racionalizar los ya existentes "ajustando la oferta a la demanda real", con "un plan dinámico y flexible", que permita abrir más horas cuando se reactiva la demanda, con el objetivo de mejorar sus resultados, hacerlos eficientes y evitar su cierre que era la alternativa. Así, podrá autorizarse la salida de un vuelo si se avisa con cuatro horas de antelación.

"Vamos a mantener todos los aeropuertos frente al cierre ofreciendo una oportunidad de desarrollo para las comunidades autónomas, para lo que estamos trabajando por una solución individualizada y personalizada, un traje a medida para cada uno de los aeropuertos", afirmó.

El plan en su conjunto se pondrá en marcha en dos meses, aunque los nuevos horarios se implanten en octubre, ya que el resto de las medidas se tendrán que adecuar al proceso de diálogo que mañana mismo se iniciará con los representantes de los sindicatos.