Matacán forma a los controladores militares que dirigen el tráfico aéreo

Escuela de Tránsito. Prepara durante medio año a unos 50 suboficiales que completan su aprendizaje en la Escuela de Técnicas de Mando, Control y Telecomunicaciones de Madrid.
E. s. c.

Quien quiera aprender que vaya a Salamanca”. Este refrán también tiene su aplicación al ámbito del tráfico aéreo. Los controladores militares que han pasado al primer plano de la actualidad al ser movilizados para suplir a sus compañeros civiles tras la huelga encubierta de la semana pasada realizan la mitad de su formación en la base aérea de Matacán.

Integrada en el Grupo de Escuelas de Matacán (Gruema), en la Escuela de Tránsito Aéreo se preparan durante medio año, concretamente de enero a junio, unos cincuenta suboficiales del Ejército del Aire cada curso para llevar a cabo la especialización que, generalmente, realizan en el tercer año de la Academia Militar. Después completan su preparación con otros seis meses en la Escuela de Técnicas de Mando, Control y Telecomunicaciones (Emacot) que el Ejército del Aire tiene en la base madrileña de Cuatro Vientos.

Pero la Unidad salmantina no sólo forma a personal del Ejército del Aire, ya que también acuden efectivos del Ejército de Tierra y de la Armada a prepararse para estar al frente de una torre de control aéreo. Además, existen convenios de colaboración con fuerzas armadas de otros países interesadas en enviar a sus controladores para que aprendan la especialidad en la escuela salmantina. De hecho, en los últimos años se han formado en Matacán militares de naciones como Perú o Argentina.

Experiencia y calidad
El papel de la base aérea como centro de referencia en la preparación de controladores aéreos militares se cimenta en una sólida experiencia de más de medio siglo y en la utilización de la más moderna tecnología encabezada por los simuladores de vuelo. La llegada de los avances informáticos a la formación de los controladores aéreos militares se produjo en 1989, con la aparición de ordenadores que recrean en una pantalla las condiciones reales que se pueden presentar en una pista de vuelo y que permiten al alumno probar a ordenar el tráfico aéreo en las más diversas circunstancias geográficas y meteorológicas. Los ejercicios son supervisados por los profesores que evalúan la evolución de los futuros controladores. El segundo pilar que convierte a Matacán en centro señero en la formación de los controladores es su dilatada historia. Los orígenes de la Escuela de Tránsito Aéreo se remontan a diciembre 1955, cuando se fundó la Escuela de Control de Tráfico Aéreo para realizar los cursos de controladores y de profesores de Control de Aeródromo, Aproximación y G.C.A, acrónimo en inglés de Guest Controller Approval o Aprobación para Controladores Extranjeros. El 18 de mayo de 1963, esta escuela se integró en la Base Aérea de Matacán junto a la Escuela Básica de Pilotos y la Escuela de Polimotores, para conformar lo que ya se denominó por aquel entonces Grupo de Escuelas de Matacán.

El 20 de septiembre de 1978, nació la Escuela Militar de Transporte y Tránsito Aéreo, que integraba al personal del Ejército del Aire que pertenecía al extinto Grupo de Escuelas de Matacán, a la Base Aérea de Matacán, y las Escuelas de Polimotores y de Control y Tráfico Aéreos. La última remodelación de Matacán se produjo en el verano de 1986 cuando se crearon, por un lado el Grupo de Enseñanza, que engloba a la Escuela Militar de Transporte y a la Escuela de Tránsito Aéreo y por otro lado, el Grupo de Adiestramiento.