Matacán contó con personal propio y a 'coste cero' para la ejecución de los planes invernales en el aeropuerto

(Foto: Isabel de la Calle)

El aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas acaparó casi el 99% de los fondos destinados a este fin en España.

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) ha gastado entre 2012 y 2014 más de 4 millones de euros en contratar a empresas para los servicios relacionados con los Planes de Actuaciones Invernales de los aeropuertos españoles, siendo el 98,8% de ese gasto para los servicios en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

  

Así consta en una respuesta del Gobierno al senador de Coalición Canaria (CC) Narvay Quintero, quien presentó una pregunta parlamentaria para saber en qué aeropuertos se ponen en marcha las actuaciones invernales frente a hielo y nieve, cuáles son las empresas concesionarias con las que se contrata y en qué instalaciones es el personal de Aena el que se encarga de esta tarea.

  

En la respuesta, a la que ha tenido acceso Europa Press, el Ejecutivo señala que se llevan a cabo planes invernales los aeropuertos de El Prat, Bilbao, Burgos, Girona-Costa Brava, Federico García Lorca Granada-Jaén, Huesca-Pirineos, Logroño-Agoncillo, Barajas, Cuatro Vientos, Palma de Mallorca, Pamplona, San Sebastián, Santiago, Vitoria y Zaragoza. Asimismo, estos planes se ponen en marcha en las bases aéreas abiertas al tráfico civil de Albacete, León, Salamanca y Valladolid.

 

CONTRATOS DEL PLAN INVERNAL

  

En total, los contratos relacionados con el Plan de Invierno para las anualidades 2012-13 y 2013-14 suman 4,04 millones de euros, el 98,8% de los cuales se destinaron al aeropuerto de Barajas, donde la UTE Ferroser-Saglas ingresó 3,99 millones.

  

Le siguen los 16.886 euros que cobró la empresa AgroSalvi por las actuaciones invernales del aeropuerto de Girona-Costa Brava, repartidos entre los 8.667 euros de 2012-13 y los 8.219 euros de 2013-14.

  

En el aeropuerto de León, la empresa Silvano cobró 7.060 euros en el primer invierno y 3.920 en el segundo, si bien en la respuesta parlamentaria se señala que en estas instalaciones el personal propio también realizó estas actividades.

  

La empresa Asension Biaña, S.L. se ha encargado de este plan en el Aeropuerto de San Sebastián durante los dos últimos inviernos, ingresando por ello un total de 9.741,82 euros (5.186,27 euros en 2012-13 y 4.555,55 euros en 2013-14); mientras que la compañía Klüh Linaer recibió 5.975 euros por la campaña de hace dos inviernos en Palma de Mallorca, porque en la pasada temporada "no se ha gastado ninguna cantidad". De hecho, el Gobierno también asegura que en este aeropuerto el plan se implementa con personal propio.

  

Por su parte, el aeropuerto de Vitoria contrató a la empresa Guianladura, S.L. en el año 2012-13 por 3.014,11 euros y a la Empresa Excavaciones Mendiola, S.A. el pasado invierno, por 295,24 euros. En total, 3.309,35 euros en dos años. El aeropuerto de Pamplona contrató a la empresa Excavaciones Corella por 800 euros en cada anualidad.

 

CONTRATOS SIN COSTE: MATACÁN REALIZA ESTE SERVICIO CON PERSONAL PROPIO

  

El Gobierno también incluye en su respuesta un listado de aeropuertos que han gestionado estos planes invernales a través de la contratación de empresas, aunque no ha abonado ninguna cantidad por ello.

  

Es el caso del Aeropuerto Federico García Lorca Granada-Jaén, donde se han utilizado los servicios de Tragsa; del de Logroño-Agoncillo, donde en 2012-13 se gestionó con la empresa IMC "a coste cero" mientras que el pasado invierno se realizó con personal propio; del de Santiago, donde no se ha abonado ninguna cantidad en los dos últimos años a la empresa Eulogio Viñal por este servicio; del de Burgos, donde existe un contrato con Alejandro González Andrés "a coste cero"; y del de Zaragoza, donde está contratada la empresa Viveros La Roca en las mismas condiciones.

 

Los aeropuertos de Barcelona-El Prat, Bilbao, Huesca-Pirineos, Madrid-Cuatro Vientos, Zaragoza, Albacete, Salamanca (Matacán) y Valladolid han utilizado su propio personal para estas tareas durante los dos últimos inviernos.