Más paro y otro lavado de cara del Gobierno

 
Podríamos encontrar consuelo en Salamanca con los datos de la Encuesta de Población Activa, que recoge 24.700 desempleados frente a los más de 31.000 registrados en las oficinas de Empleo, y una tasa del 15,80% frente al 20,5% de media en el conjunto de España. Pero la realidad es que la mejoría detectada en una encuesta y en una provincia respecto a los datos oficiales del Ministerio de Trabajo no bastan para olvidar una situación del mercado laboral absolutamente deteriorada que ha vuelto a los peores niveles del año 1997. Mientras esta situación se convierte en la tragedia de cada día para millones de familias, volvemos a escuchar por parte del Gobierno que hemos tocado fondo y nos vienen a la memoria las palabras de hace unos meses del ministro Corbacho negando tajantemente que pudiéramos superar el 20% de parados. Cuesta entender por qué se niega la realidad de forma reiterada y cuál es el objetivo de semejante irresponsabilidad. La mentira no genera la confianza que necesita este país, y mucho menos aprobar cada semana o cada mes medidas aisladas que tienen mucho más de propaganda que de eficacia en la gestión. Llevamos semanas escuchando la promesa de la reducción de altos cargos y, otra vez, la resolución llega tarde y es insuficiente para contener el gasto público. De la reforma laboral, ya nada se sabe, sólo un documento de trabajo que, al final, no encontró el eco ni el apoyo necesario de la patronal y los sindicatos. Y mientras Zapatero busca contentar a todos, todos perderemos cada día competitividad y futuro.