Más de un centenar de personas disfrutó del Circuito XXV años en la Fundación

La biblioteca municipal de Peñaranda organizó una noche llena de sensaciones

Se crearon cinco espacios que permitieron a los asistentes relajarse, interactuar, practicar el equilibrio y la flexibilidad y alimentar la imaginación, cada uno de ellos con una ambientación especial acorde con su contenido, como un masaje de sonidos terapéuticos, un peeling de palabras con infusión de píldoras de lectura, una ducha circular escocesa, una sesión de estiramiento mental y un tratamiento con chorros de sonrisas

La sala de los espejos de la Escuela de Música se preparó para la relajación a través de una inmersión en la escucha. Después de la relajación vino el momento de interactuar a través de la lectura, para lo que en la sala de adultos se llevó a cabo un peeling de palabras con infusión de píldoras de lectura.

 

La siguiente parada fue en el zaguán, donde se preparó una ducha circular escocesa gracias a las imágenes artísticas de gotas de agua que resbalaban por las paredes. En círculo, los participantes pusieron en escena el paso del bolsilibro sellado a la descarga electrónica, para después danzar al ritmo del préstamo digital.

 

Después, en la sala infantil de la Biblioteca se aliarán la imaginación y la tecnología para teletransportarlos a la biblioteca del futuro. Para finalizar, qué mejor que un buen tratamiento de chorros de sonrisas, revitalizante, sin palabras, a cargo del grupo salmantino Spasmo Teatro. 

 

Se trató de una propuesta que quería remarcar el trabajo de innovación que desde la Fundación se está llevando a cabo en un Centro Cultural que redescubre sus espacios, que diseña interacciones para generar conversaciones, que aprovecha todas las oportunidades de la tecnología para buscar la sorpresa y que combina los diferentes lenguajes artísticos para emocionar a las personas.

 

Esta actividad formó parte de la programación de la Fundación con motivo del vigésimo quinto aniversario del Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.