Más de mil personas se congregan para rendir culto al patrón San Blas

Meteorología. El buen tiempo animó a que numeroso público acompañara la procesión del Santo por las calles de la localidad. Música. El coro Aires del Tormes y El Mariquelo amenizaron la tradicional misa
RAQUEL DOMÍNGUEZ
E l fuerte sonido de las campanas de la iglesia repicando diez minutos antes de la tradicional misa, anunciaba el inicio de las fiestas de invierno de la localidad en honor al patrón de las gargantas, San Blas. A las 12 en punto el sacerdote hacía su entrada en la parroquia, donde aguardaban más de mil personas, muchas de ellas ataviadas con las típicas gargantillas de colores, que desde primera hora de la mañana se vendían en la plaza de la iglesia.

Entre los asistentes, la Corporación municipal del Ayuntamiento trastormesino se encontraba presidiendo la ceremonia, a excepción de la portavoz de Izquierda Unida. Además el solemne acto estuvo acompañado por el coro Aires del Tormes, en el que la mayoría de los integrantes son vecinos del municipio, y por la música proveniente de la flauta y el tamboril de Ángel Rufino El Mariquelo.

Cuenta el Evangelio, que San Blas salvó a un niño de atragantarse con una espina de pescado, de ahí la costumbre de bendecir las gargantas el día de la fiesta en su honor, por este motivo, muchos de los santamartinos mostraron sus gargantillas ante el párroco para que se las bendijera con agua bendita.

Finalizada la ceremonia, llegó el momento de sacar en procesión la imagen del protagonista del día, San Blas. El buen tiempo animó a que numerosos vecinos acompañaran al Santo por el centro del municipio, recorriendo las calles de Ricardo Marcos, Enrique de Sena y avenida de Madrid. Asimismo, las Águedas vestidas para la ocasión con sus trajes charros, bailaron ante el patrón al son de la flauta y el tamboril de El Mariquelo.

La jornada festiva prosiguió por la tarde con el espectáculo infantil Muévete con los Campanos en el pabellón. A continuación, el teatro Enrique de Sena acogió la actuación La Gran Obra. Acto seguido, para hacer frente al frío típico de las fechas en las que nos encontramos, numeroso público se congregó en la carpa municipal instalada en el paseo Tierno Galván, para degustar un chocolate caliente. Y para finalizar los actos del día, una discoteca móvil amenizó la noche de los asistentes a la carpa.