Más de cinco mil personas muestran su fe a la Virgen de El Castañar

Peñas. Fueron las encargadas de portar la imagen y Nuestra Señora bendijo la ciudad desde el mirador
Luis Ibáñez

Media hora más tarde, se cortó el paso de los automóviles particulares, permitiendo solamente la subida de los transportes públicos autorizados por el Ayuntamiento de Béjar. Una vez fue sacada la imagen del templo, se trasladó a la plaza de los Tilos para la concelebración eucarística en presencia de la Corporación municipal y diversas representaciones comarcales.

Tras el sacramento católico, los primeros en sacar a la talla sagrada fueron los ediles del Consistorio bejarano formado por el acalde, Cipriano González, acompañado por los concejales Fernando Arroyo, Rosa Hernández, Concepción Pérez, Alejo Riñones, María Purificación Pozo, Raquel González, Begoña de Toro y Pedro Manuel Esteban. Éstos pasaron la patrona a las peñas que sucesivamente se iban turnando por tramos, a lo largo de todo el trayecto marcado hasta el Mirador. Allí, y después de que sonarán los compases el Salve Madre de Béjar Señora a cargo de la Banda Municipal de Música, y coreado por todos los asistentes, la Virgen se asomó para ver y bendecir a su ciudad que como todos los años le rinde homenaje.

Una de las peñas más veteranas, Las Cinco Abejas, fue la encargada de iniciar el regreso de la imagen hacia el Santuario donde fue entrada por otra peña, también veterana, de La Antigua, con los costaleros arrodillados y bailando la talla a las puertas de la iglesia. Las fiestas finalizaron con un festejo taurino y con fuegos artificiales en la Plaza Mayor.

Según cuenta la leyenda popular, esta romería data del siglo XV, concretamente de septiembre de 1446, seis meses después de producirse el hallazgo de una talla de la Virgen en un bosque de castaños por parte de dos pastores procedentes de la vecina localidad cacereña de La Garganta.