Más de 600 salmantinos esperan la vacuna de la Hepatitis C y 5.000 no saben que están infectados

La asociación de afectados en Salamanca alerta sobre la situación en la provincia, donde cerca de 5.000 personas desconocen que tienen la enfermedad y sólo 279 de los 907 diagnosticados ha recibido tratamiento.

La asociación de afectados por la Hepatitis C en Salamanca ha dado la voz de alarma sobre la delicada situación de esta enfermedad en la provincia, con miles de afectados que no saben que están enfermos y centenares que esperan un tratamiento económicamente inasumible para la sanidad pública. Un panorama que se va a poner de manifiesto gracias a la moción que, por inciativa del PSOE, va a llegar a pleno el próximo viernes con la esperanza de que sirva no sólo como declaración de intenciones, sino para poner solución a la situación que viven centenares de personas.

 

La encargada de dar la voz de alarma ha sido la responsable de la asociación en Salamanca, Esther Mate, que ha acudido a la presentación de la iniciativa para sensibilizar sobre este problema de salud, uno de los más acuciantes y que ha saltado a la opinión pública en los últimos tiempos. Mate ha agradecido la labora del concejal socialista Arturo Ferreras, responsable de la moción y que ha seguido de cerca la problemática de la enfermedad.

 

La responsable de la plataforma de afectados ha descrito el crudo panorama de la enfermedad en Salamanca. Según los datos de que disponen, afecta a un 1,7% de la población nacional, porcentaje que asciende hasta el 20% en el caso de la población reclusa. "259 personas han recibido tratamiento y 907 están diagnosticadas esperando recibirlo, y cerca de 5.000 personas en Salamanac desconocen que tienen Hepatitis C, cerca de 900.000 en toda España", ha dicho Mate, que lamenta que esos más de 600 salmantinos esperando pacientemente "lo hacen de forma callada porque temen perder sus trabajos" cuando muchos "se han contagiado en nuestro propio sistema de salud pública". "Un 80% de las personas que lo tienen no lo saben, y hay gente que está muy enferma", ha insistido.

 

Mate ha recordado que "esta enfermedad no tiene carné político" y confía en que un apoyo de los grupos a esta moción sería un importante paso adelante porque no es sólo pedir una actuación, sino que se compone de otras medidas como un plan de sensibilización y prevención, el compromiso de la Junta para que el tratamiento llegue a todos los afectados, instar al Gobierno y laboratorios a que proporcionen la cura a precios asequibles o que el Ayuntamiento les ceda un local para sus actividades.

 

"El Gobierno tiene parte de culpa cuando no se puede acceder al tratamiento, pero las farmacéuticas son los responsables de que mueran doce personas al día por los precios abusivos que ponen a la cura", ha dicho