Más de 4.200 familias de Salamanca pierden el bono social de la luz en solo dos años

(Foto: I. Calle)

La nueva reforma eléctrica marca en la actualidad que el bono social será una rebaja del 25% sobre el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor, con criterios de renta.

El precio de la luz y sus repercusiones en la economía de los salmantinos se ha dejado notar... una vez más. Al menos eso es lo que se desprende de una pregunta del PSOE en el Congreso, que revela que más de 4.200 familias de Salamanca han perdido el bono social de la luz en solo dos años, o lo que es lo mismo, un 11,5% menos.

 

Así, entre 2011 y 2013, la cifra de beneficiarios de este medida del Gobierno ha descendido de las 36.886 a las 32.653 familias actuales (en 2012 fueron 34.720), como consecuencia de las erróneas medidas en materia energética del Gobierno, que empujan "a la exclusión social a miles de hogares de España que sufren las consecuencias de la crisis y su situación es de pobreza energética", denunció el PSOE en el Congreso de los Diputados.

 

En el ámbito nacional, en 2011, un total de 2,7 millones de familias se beneficiaban de esta medida, que ha pasado hasta los 2,5 millones de familias que han visto como han perdido este privilegio.

 

¿QUÉ ES EL BONO SOCIAL?

 

Con la entrada en vigor de la Tarifa de Último Recurso (TUR) desde el 1 de julio de 2009 se puso en marcha el denominado bono social, un mecanismo creado por el Gobierno para proteger a los ciudadanos de determinados colectivos. Se trata de una medida de carácter social diseñada para favorecer a los colectivos más vulnerables y se concreta en la congelación de la tarifa vigente en el momento de la puesta en marcha de la TUR hasta 2012. Se calcula que benefició a unos 5 millones de consumidores, según recoge el propio ministerio de Industria.

 

¿QUÉ COLECTIVOS PUEDEN ACOGERSE A ESTE BONO?

 

- Los clientes domésticos residencias con una potencia contratada inferior a 3 KW.

 

- Los pensionistas con prestaciones mínimas.

 

- Las familias numerosas.

 

- Los hogares en los que todos sus integrantes se encuentren en situación de desempleo.

 

En todos los casos, el beneficiario deberá estar acogido a la TUR, ser una persona física y el contrato para el que se solicita el bono social debe ser el de su vivienda habitual.

 

El bono social se disfruta por un periodo de dos años. Para volver a beneficiarse de él deberá acreditarse de nuevo que se cumplen los requisitos. Cuando el afectado deje de cumplir las condiciones que le permiten disfrutar del bono social deberá comunicarlo a la compañía.

 

Hasta este año 2014, este bono social era una tarifa congelada, pero con la entrada en vigor del nuevo sistema de tarificación, Precio Voluntario al Pequeños Consumidor (PVPC), a cada consumidor acogido a esa tarifa se le aplica un descuento del 25% sobre la factura.

Noticias relacionadas