Más de 311.000 salmantinos están llamados a ejercer su derecho al voto en las elecciones europeas

Se celebrarán el próximo 25 de mayo y en Salamanca habrá 591 mesas electorales y 27.000 ciudadanos que residen en el extranjero.

El próximo 25 de mayo podrán votar en las elecciones al Parlamento Europeo 36.546.270 electores. De ellos, 34.485.294 son españoles residentes en España, 1.724.390 españoles residentes en el extranjero y 336.586 nacionales de otros países de la Unión Europea, residentes en España y que han manifestado su voluntad de votar en España.

 

El censo electoral se podrá consultar del 7 al 14 de abril de 2014 en los ayuntamientos y en
las delegaciones provinciales de la Oficina del Censo Electoral. Los electores residentes en
el extranjero podrán comprobar sus datos de inscripción, en estas mismas fechas, en los respectivos consulados.


Si se observa algún error u omisión en los datos contenidos en el censo electoral, se pueden
presentar reclamaciones del 7 al 14 de abril, en los ayuntamientos, consulados o en las delegaciones provinciales de la Oficina del Censo Electoral.

 

Por su parte, en Salamanca están llamados a las urnas un total de 311.277 electores de los que 283.637 residen en capital y provincia y 26.992 en el extranjero, con 591 mesas electorales disponibles. Así lo indica el Instituto Nacional de Estadística (INE), que destaca además quese podrán realizar las consultas en las páginas web de la Oficina del Censo Electoral del Instituto Nacional de Estadística.

 

En la Sede electrónica del Instituto Nacional de Estadística, https://sede.ine.gob.es se pueden consultar las mesas y las direcciones postales de los locales electorales por
municipio, por múltiples criterios de búsqueda.


En la misma Sede electrónica, los electores que posean un certificado electrónico pueden
obtener los datos de su inscripción en el censo electoral y los de la mesa y el local electoral donde les corresponde votar.


Por su parte, los electores que hayan solicitado el voto por correo pueden consultar el
estado de su tramitación, sin necesidad de disponer del certificado electrónico.