Más de 300 personas murieron en el este durante las revueltas

Asamblea general de la ONU. El organismo internacional expulsa a Libia del Consejo de los Derechos Humanos por la brutal represión de las protestas por parte del régimen del dictador Gadafi
AGENCIAS
Más de 300 personas murieron en las principales ciudades del este de Libia en las últimas dos semanas como consecuencia de la represión de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes contrarios al líder libio, Muamar el Gadafi. Según fuentes médicas, el número de muertos en esta zona de Libia –ahora en manos de los rebeldes– entre el 15 y el 28 de febrero oscila entre los 317 y 347.

Médicos de tres hospitales de Bengasi precisaron en conferencia de prensa que sólo en esa localidad, la segunda del país, murieron entre 220 y 250 personas y otras 1.932 resultaron heridas. Al ser cuestionado, el doctor Yabril Haweidi, del hospital Yalaa de Bengasi, explicó que, además de los muertos y los heridos en Bengasi, en Al Baida fallecieron 64 personas, en Derna 26, en Ajdabiya cuatro y en Tobruk tres.

Asimismo, señaló que en Al Baida se habían registrado 1.240 heridos y otros 600 en Ydaida, y agregó que no tenían datos sobre las otras dos localidades del este del país. El galeno indicó que la horquilla de 30 personas se debe a que existe un número de cadáveres no identificados.
“Quiero decir a sus familias que son héroes, no temieron a este régimen, sino que estaban decididos a acabar con él, hasta el último suspiro”, dijo Haweidi, acompañado en la conferencia de prensa por los doctores Abdala Gleisa e Ibrahim Bheh.

Según los datos ofrecidos por los facultativos, entre las víctimas mortales había dos mujeres –una de ellas recibió un disparo cuando se encontraba en el balcón de su casa y la otra cuando viajaba en coche– y una niña de nueve meses. Los médicos precisaron que todavía hay seis pacientes que se encuentran en estado crítico, cuatro en el hospital de Yalaa y dos en el de Hawa.

Grandes partes del país fueron cayendo en manos de la oposición rebelde, aunque Gadafi mantiene aún su control sobre tres importantes localidades: la capital Trípoli, en el noroeste, Sebha, en el suroeste y Sirte en el centro-norte.

Fuera de los Derechos Humanos
Además, la Asamblea General de la ONU expulsó ayer a Libia del Consejo de Derechos Humanos (CDH) del organismo internacional por la brutal represión de las protestas populares por parte del régimen de Muamar el Gadafi.

La resolución que decreta la suspensión indefinida de Trípoli del órgano de derechos humanos con sede en Ginebra fue adoptada por consenso por los 192 países que conforman la organización multilateral.

Cumbre del 11 de marzo
Por otro lado, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) se reunirán el próximo 11 de marzo en Bruselas en una cumbre extraordinaria para tratar la situación en Libia y el norte de África, se informó ayer. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, presentará propuestas a los líderes comunitarios sobre “líneas estratégicas”.