Más de 3.000 salmantinos, obligados a dejar la provincia para encontrar trabajo

Las edades donde la movilidad laboral es más elevada abarca entre los 25 y los 34 años (Foto: I. C.)

La tasa de movilidad de Salamanca es del 14,2%, dos puntos por encima de la media de España (12,48%) según los datos del primer trimestre de 2014.

Los datos de migración interprovincial recogidos en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), correspondientes al primer trimestre de 2014 confirman que Castilla y León es la segunda comunidad autónoma más emisora de trabajadores de España, sólo por detrás de Castilla La Mancha. La movilidad laboral en la región provocó que entrasen 18.171 trabajadores por los 25.640 que salieron, lo que arroja un saldo negativo superior a los 7.400 profesionales.
 
Salamanca ve como más de 3.000 salmantinos han tenido que abandonar la provincia para buscar trabajo fuera según los datos referentes al primer trimestre de 2014, recogidos en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). 
 
La tasa de movilidad de Salamanca es del 14,2%, dos puntos por encima de la media de España (12,48%), con un saldo negativo de 965 personas, ya que salen 3.034 personas por 2.069 que entran.
 
De hecho, Castilla y León es la segunda comunidad autónoma más emisora de trabajadores de España, ya que la movilidad laboral en la región provocó que entrasen 18.171  trabajadores por los 25.640 que salieron, lo que arroja un saldo negativo superior a los 7.400 profesionales.
 
saldo migratorio movilidad laboral
 
Por contra, como regiones más receptoras se posicionan Madrid (37.532), Andalucía (7.531) y Murcia (4.146). Completan esta clasificación País Vasco (2.624), Baleares (1.651) y Navarra (1.492).
 
Entre las provincias que se consideran receptoras de trabajadores, es decir, en las que entran más trabajadores a desarrollar su actividad de los que salen destaca Jaén, con un saldo de 16.939; y Barcelona, 11.935, que son las dos provincias, junto a Madrid, que se sitúan por encima de la barrera de los 10.000. A poca distancia se sitúa Huelva, con 9.795.
 
Por su parte, como provincias más emisoras se posicionan Cádiz, Sevilla y Toledo, todas ellas con una diferencia negativa superior a los 5.000 trabajadores, que han emigrado a otras provincias para acceder al empleo. Burgos es la provincia más emisora de Castilla y León con un saldo de 1.830 personas.
 
Asimismo, el informe realizado por la empresa Randstad destaca que el primer trimestre de 2014 registra la tasa de movilidad más alta desde 2010, que se sitúa en el 12,48%. Esta tasa se obtiene de la relación entre los contratos que implican movilidad a otra provincia y el número total de contratos firmados. Es decir, de los contratos realizados durante los tres primeros meses de 2014 en España (3.557.000 contratos), más de 444.000 vienen motivados por la migración, ya que el trabajador consigue acceder al empleo en una provincia diferente a la de su última residencia.
 
En el caso de Castilla y León, Ávila es la provincia con la tasa de movilidad más elevada, con un 21,2%. Le sigue Zamora, con un 20,5% y Segovia con un 19,2%. Burgos y León son las provincias con la movilidad más baja de la región, ambas alrededor del 13%.
 
HOMBRES ENTRE 25 Y 34 AÑOS, LOS DE MÁS MOVILIDAD
 
Otros de los factores que tienen relación directa con la movilidad de los profesionales son la edad y el sexo. Si bien a nivel nacional la tasa de movilidad se sitúa en el 12,48%, se aprecia que es superior en hombres (14,8%) que en mujeres (9,4%). Asimismo, el estudio refleja que las edades donde la movilidad es más elevada abarca entre los 25 y los 34 años, con un 14,1%, y entre los 35 y los 44, con un 12,8%.
 
 
movilidad laboral sectores
 
El estudio de Randstad revela que el sector servicios es el que más contratos de movilidad engloba, en términos absolutos. Sin embargo, tiene una tasa de movilidad inferior al resto de sectores. El 76% de los trabajadores españoles desarrolla su actividad en el sector servicios, pero sólo el 57% de los contratos firmados ha implicado movilidad. 

 

Agricultura es el sector con una tasa de movilidad más elevada. Mientras apenas un 5% de los ocupados en España está empleado en él, más del 27% de los contratos registrados han motivado un cambio de residencia por parte del profesional.

 

Industria, por su parte, se sitúa con una tasa de movilidad por debajo de la media nacional. En este caso, el 7% de los contratos implica que el trabajador cambie de provincia para acceder al empleo, mientras que el sector representa al 13,6% de los profesionales ocupados.