Más de 270 animales pasan por el centro Las Dunas para recuperarse de accidentes

Suelta de un animal después de su estancia en un centro de recuperación.

El centro de recuperación de fauna silvestre de Las Dunas logra la rehabilitación de 270 animales heridos en caídas del nido, choques contra tendidos o intoxicaciones. Cerca de 500 ejemplares llegan cada año a sus instalaciones.

El Centro de Recuperación de Fauna Silvestre (CRFS) Las Dunas ha logrado durante este año 2015 la recuperación de 270 animales, lo que supone más del 70 % de los ingresos de ejemplares con posibilidad de rehabilitación. Además, en su balance de actividad anual también es significativo el número de animales ingresados, con 471 atenciones hasta el 31 de octubre y la previsión de cerca de 500 en total a final de año, es decir, un 65 % más respecto al año anterior, en que fueron atendidos 303 ejemplares. Su actividad está apoyada por el convenio suscrito entre la Junta de Castilla y León y el Centro Integrado de Formación Profesional Lorenzo Milani de Cabrerizos, 

 

Entre las entradas registradas este año existen animales de 64 especies diferentes, la mayoría de ellas aves, como el vencejo común, el ánade azulón, la cigüeña común o el cernícalo vulgar, que presentan heridas producidas por caídas del nido, traumatismos, atropellos, intoxicaciones o choques contra tendidos, entre otras causas. 

 

PROCESO DE ATENCIÓN ESPECIALIZADA

 

El primer paso consiste en recoger los avisos recibidos tanto en el Servicio Territorial de Medio Ambiente, como en el propio CRFS, en el Seprona o en el 112. Una vez localizados los animales, la recogida y el traslado a Las Dunas corresponde a los agentes medioambientales en colaboración con el Seprona, la Policía Local (en el caso del término municipal de Salamanca) o ciudadanos particulares.

 

Tras el ingreso en el centro, el personal técnico especializado y los veterinarios exploran, diagnostican y realizan las primeras curas a los ejemplares. Posteriormente, seguirán un tratamiento específico de limpieza, alimentación, control de peso o cría de pollos, entre otras actuaciones, con el fin último de lograr su rehabilitación y puesta en libertad, siempre bajo la supervisión de la sección de Espacios Naturales del Servicio Territorial. Las especies catalogadas, que no puedan ser atendidas adecuadamente en el centro, y los cadáveres con proceso administrativo abierto son trasladados al Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid.

 

SENSIBILIZACIÓN Y EDUCACIÓN AMBIENTAL

 

Además de la función directa de recuperación de fauna silvestre, el centro Las Dunas también realiza actuaciones de sensibilización y educación ambiental para acercar el mundo animal a la sociedad. Un ejemplo fueron las liberaciones públicas de dos ratoneros, un milano real y un cernícalo vulgar en los colegios de Rágama y Cantalpino en el mes de febrero, o la entrega por parte de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente al Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (Grefa) de un cernícalo primilla para un proyecto de fijación de una colonia en Macotera y de un buitre negro para un programa de cría en cautividad.

 

Asimismo, el 4 de octubre también participó en la programación organizada por SEO BirdLife para celebrar el Día Mundial de las Aves, con talleres infantiles y actividades de anillamiento científico y observación de ejemplares.

 

El CRFS Las Dunas, ubicado en la localidad de Cabrerizos, pertenece a la Red de Centros de Recuperación que la Junta de Castilla y León tiene en las distintas provincias de la Comunidad, cuya gestión corresponde a la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León. 

 

Las Dunas mantiene un convenio con el Centro Integral de Formación Profesional Lorenzo Milani desde el año 2013 por el que alumnos en prácticas desarrollan sus capacidades en sus instalaciones. Este centro educativo imparte enseñanzas de carácter medioambiental y cuenta con una larga trayectoria de colaboración con la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en la realización de prácticas forestales, en convenios de prácticas con agentes medioambientales, en viveros forestales y en las casas del parque de los Espacios Naturales.

 

Además, gracias a este acuerdo y al apoyo de colaboradores, este año se ha construido en el CRFS una sala veterinaria y se han realizado mejoras en las instalaciones y nuevas incorporaciones de equipamiento que han permitido poner en funcionamiento el animalario, acondicionar el túnel voladero e instalar una incubadora para pollos recién nacidos.