Más de 2.000 personas acuden a la paella para cerrar los Corpus 2010

Espantos. Sin incidentes en el último día, ya que con menos asistentes se consiguieron bellas carreras. Balance. El alcalde, José Prieto, considera que las fiestas han sido vividas con mucha alegría y tranquilidad
F.M.M.

El último de los espantos de las fiestas del Corpus 2010 de Ledesma se vivió con tranquilidad, ya que, a diferencia de lo ocurrido el sábado y el domingo, no hubo ningún incidente digno de reseñar. Los vecinos todavía tenían en la retina las cogidas, pero el cupo de accidentes ya estaba completo y ayer fue un día luminoso en todos los sentidos: en el meteoro-lógico y en la tranquilidad del Prao, ya que había menos público que el que acudió el fin de semana.

El joven herido el domingo había pasado a planta y ayer por la tarde estaba recuperándose de las heridas, con las molestias propias de quien ha sufrido un fuerte golpe y tiene heridas delicadas que cuidar. Los médicos esperan que tenga una rápida recuperación y que todo quede en un susto.

Los asistentes a los espantos pudieron disfrutar de carreras rápidas y limpias, delante de unos animales que mostraron su temple en cada uno de los intentos para ser encerrados en la plaza.

Los más madrugadores disfrutaron de la Vaca de la Resaca, en la plaza de toros, con vaquillas, aguardiente y churros, que sirvieron sobre todo para recuperar las fuerzas tras la gran verbena de la orquesta Diamante, que puso en escena El Show del Calvo.

Unas 2.000 personas, según estimaciones realizadas por el alcalde de Ledesma, José Prieto González, participaron en uno de los actos más esperados por todos: la gran paella. De esta forma, las inmediaciones de la plaza de toros fueron el escenario de todo un día de fiesta, en el que el ligero descenso de las temperaturas y una brisa suave permitieron disfrutar el doble a todos los ledesminos amantes de la fiesta. Tanto durante la comida como por la tarde en las diferentes calles de la villa los pasacalles continuaron con su tarea de animación, aunque en las notas ya se percibía un ritmo de despedida a los días festivos.

El colofón de las fiestas de estos Corpus 2010 se vivió ayer a las 23.00 horas, con unos fuegos artificiales bastante explosivos, en el puente romano. La empresa Pirotécnica del Bierzo, que ha demostrado su buen saber hacer, no defraudó a los presentes e iluminó el cielo ledesmino con los colores de los cohetes. El balance festivo realizado por el alcalde es “positivo”, a pesar de las cogidas que tuvieron lugar durante los espantos del fin de semana.