Más de 16.200 salmantinos recibirán ayuda del Banco de Alimentos en la segunda fase del plan anual

Castilla y León será beneficiaria de más de 1,4 millones de productos

El delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano, ha visitado esta mañana el Almacén de Alimentos que Cruz Roja de Segovia tiene en el polígono industrial ‘Nicomedes García’ de Valverde del Majano, desde cuyos almacenes de esta entidad en todas las provincias de la región y también los almacenes de Banco de Alimentos -en Ávila, Burgos, León, Salamanca, Valladolid y Zamora- se depositan los 1.462.232,59 kilogramos de alimentos, valorados en 1.834.193,29 euros, que serán distribuidos en esta segunda fase a 98.240 castellanos y leoneses -7.364 más que en la primera fase- a través de 825 entidades benéficas de la región.

Salamanca recibirá 209.248 kilogramos de alimentos, valorados en 262.447 euros, que se distribuirán entre 16.209 beneficiarios.

En las tres fases previstas desde junio de 2012, España es el país que más dinero recibe de la UE para desarrollar este plan de ayuda a los necesitados (80,4 millones de euros), después de Italia y, en la distribución nacional, Castilla y León recibe el 5,31% de los alimentos, valorados en 4,2 millones.

Como novedades, este plan se desarrolla en tres fases y se amplía la gama de productos a distribuir cuya selección se ha hecho en base a consideraciones nutricionales.

El plan de ayuda a las personas más necesitadas de la Unión Europea está encuadrado en las medidas de regulación del mercado de productos de la Política Agrícola Común (PAC), y en España lo gestiona el FEGA (Fondo Español de Garantía Agraria) del Ministerio de Agricultura. Para el año 2013, el FEGA destinará para este plan de alimentos a los más necesitados en España 85,6 millones de euros, según ha aprobado esta semana la Comisión Europea.

Una vez conocida la cantidad que le corresponde a España, el reparto territorial de alimentos ha sido realizado teniendo en cuenta una serie de parámetros objetivos con la base de la realidad socioeconómica del país; en concreto, se han utilizado los datos del índice de pobreza, la tasa de desempleo y el número de beneficiarios del plan anterior, con lo que a Castilla y León se la he asignado el 5,31% del total nacional (80,4 millones de euros) de los alimentos a personas necesitados, valorados en 4,2 millones de euros para la región.