Más de 150 clientes, afectados por una estafa millonaria de un taller de Alba

Empresario. Se dedicaba a la compraventa de vehículos y a solicitar préstamos a nombre de sus clientes. Desaparecido. Hace dos semanas que no se sabe nada de su paradero.
M. S. B.

Más de 150 clientes de Auto Anbar, un taller de compraventa de vehículos de la localidad de Alba de Tormes, se han visto afectados por una presunta estafa millonaria en la que están implicados, tanto vecinos de la villa, como de la comarca y la capital salmantina.

La media estafada a cada cliente alcanza de media los 20.000 euros, por lo que la suma total podría rondar los tres millones de euros.

Según fuentes consultadas por este diario, el modus operandi del presunto estafador, A. B. R., casado, padre de dos menores y yerno de un conocido y reconocido empresario albense, era vender cada automóvil al precio que creyera conveniente y tras recibir el pago, en muchas de las ocasiones en metálico y al contado, se encargaba de pedir préstamos a nombre del comprador. Un préstamo que posteriormente cobraba él, pero que a efectos legales y a largo plazo, debe ser abonado por el titular, es decir, el comprador del turismo, que desconocía tal situación.

Al parecer, y según las mismas fuentes, los vecinos de Alba y de la comarca realizaban sus compras en este taller porque los precios “eran más competitivos” que en otros de la competencia. Unos costes menos elevados, debido a que el presunto estafador se encargaba, en ocasiones, de importar los vehículos, algunos de alta gama, directamente desde Alemania, pero con matrícula española y a nombre de otra persona.

Tal como asegura uno de los engañados, “hace ya dos años que le denuncié por un préstamo que puso a nombre de mi madre”, por lo que el tema no ha sorprendido lo más mínimo a algunos de los vecinos.

Las mismas fuentes han asegurado que en varias ocasiones, el supuesto estafador también cometió el delito de suplantación de personalidad, ya que con el fin de cobrar sustanciosas cantidades de dinero firmó documentos en nombre de otros titulares sin el consentimiento de los mismos. Del mismo modo, poseía una oficina de seguros, con la que filtraba parte de los documentos y el dinero que requería para falsos partes de los vehículos, que igualmente se quedaba.

Como en el caso de los turismos que compraba por valor de 18.000 euros y que un día más tarde, vendía por 12.000 para quedarse con la parte proporcional de IVA, por lo que también puede haber cometido estafa a la Hacienda Pública.

Múltiples acciones delictivas que finalmente han acabado con más de ciento cincuenta denuncias por parte de los afectados y con el supuesto delincuente en paradero desconocido, al menos hasta el momento.

Un vecino de la localidad de Alba explicó ayer a este diario que el inquilino del taller, ya que no era de su propiedad, sino alquilado, “llegó al municipio hace seis o siete años” y contrajo matrimonio con una albense, que al parecer, y siempre según las fuentes consultadas, en el momento de la huida de su marido, el presunto estafador, desconocía la mayoría de las actividades que realizaba su esposo, y actualmente, sigue residiendo en el lugar. De momento, las investigaciones siguen para dar con su paradero.

Plataforma de perjudicados
Indignación y rabia son dos de los sentimientos de muchos clientes engañados por esta estafa de unas consecuencias económicas incalculables. Algunos de los estafados se han encontrado con la obligación de hacer frente a pagos de créditos que desconocía, una situación “que está generando grandes problemas personales”, aseguraron a este diario familiares.

Como los de una clienta que tras sospechar de la transparencia del negocio, decidió llamar y ahora se ha enterado de que debe diez meses de un crédito que no pidió de más de 20.000 euros, para el que el presunto delincuente tuvo que falsificar firma, domicilio y nóminas de los afectados. Unas víctimas dobles, en este caso, ya que esta perjudicada había pedido un coche para su hija, del que, con el mismo modus operandi, el presunto estafador, se sacó otros 2.500 euros, a mayores, a través de otro préstamo.

Los vecinos timados, cada vez más, tienen pensado reunirse el domingo en el Ayuntamiento albense para determinar qué hacer por la vía lega, ya que actualmente, según otra de las afectadas, todavía hay clientes que ni siquiera saben que tienen un crédito abierto, como el suyo, pedido en septiembre de 2009 y que asciende a 30.000 euros, “a pesar de ser amiga de la familia”.