Más de 1.600 personas participan en la paellada en un gran día festivo

Boom del musical. El público llena la plaza de Santa Teresa para disfrutar con la actuación de The World of Abba. Al cierre. Los conciertos de Despistaos y la Orquesta Pensilvania, pendientes de celebrarse
LUIS IBÁÑEZ

Qué duda cabe que hoy se celebra el día grande de las fiestas patronales en honor a Nuestra Señora la Virgen del Castañar. Quizás por ser el primero de los días festivos de ámbito local que se celebraron, la jornada de ayer fue una de las más participativas a todos los niveles. Tras la noche verbenera, apta para todas las edades, con la actuación de The World of Abba en una plaza de Santa Teresa a rebosar de público, continuó el gran ambiente festivo y la alta participación, en los eventos lúdico-festivos programados. Esa coproducción europea y norteamericana creada a partir del “boom” del musical cinematográfico protagonizado por Meryl Streep Mama mía que ha ocasionado un importante revival del grupo sueco, atrajo a muchísimos bejaranos y visitantes, que se congregaron en la explanada del concierto, y que posteriormente disfrutaron hasta el final de la noche con el recital de temas populares de la Orquesta Anaconda en el tráiler escenario.

El acto central de ayer fue la denominada “paellada” para las peñas, si bien al final no fue sólo para estos grupos sino también para toda aquella persona que se acercara por la zona y quisiera probarla. En un principio, el Ayuntamiento de Béjar previó un ágape de más de 1.500 raciones aunque, finalmente fueron más de 1.600 las porciones repartidas, tanto a los peñistas, como al público en general que se congregaba en la zona de las jaimas. Miles de personas hicieron cola durante, aproximadamente media hora, para conseguir su parte del plato típico valenciano, de origen humilde, compuesto principalmente de arroz. Todas las peñas contaban con sus invitaciones que previamente habían pasado a recogerlas por el Centro Municipal de Cultura San Francisco, y terminando, una vez servidos los miembros de las agrupaciones festivas, con la distribución de las porciones a todo el público asistente. Miembros de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Béjar velaron por la seguridad en la concurrencia.

El tiempo, también protagonista
El tiempo, amenazante en todo momento por unos nubarrones que barruntaban lluvia, respetó la entrega de la pealla para, a la conclusión de la misma, comenzar a descargar el nublado durante el resto de la media tarde. Los peñistas y visitantes se tuvieron que refugiar en las casetas cercanas, continuando la fiesta bajo techo.

Los conciertos de Despistaos, y la Orquesta Pensilvania, estaban previstos que tuvieran lugar a partir de las 23.00 horas de ayer pero, al cierre de esta edición, no se tenía claro si podría llevarse a cabo ya que, según las predicciones meteorológicas, se esperaban durante la noche cielos parcialmente cubiertos, con posibilidad de precipitaciones que ascendía al 60%, y una temperatura mínima en descenso con vientos de flojos a moderados.