Más de 1.500 personas pasan por la exposición del Bicentenario

Éxito. Tanto los comentarios a los organizadores como los testimonios recogidos en el libro de firmas manifiestan el grado de satisfacción de los turistas. Fecha. La muestra estará abierta hasta el año 2012
Ángel S. Peinado

La exposición La Ciudad frente a Napoleón. Bicentenario del sitio de Ciudad Rodrigo de 1810, inaugurada el pasado 22 de mayo por la consejera de Cultura y Turismo, María José Salgueiro, se ha convertido, como se preveía, en el principal atractivo turístico de la ciudad, consiguiendo los primeros diez días de apertura más de 1.500 visitas. Aunque diariamente son numerosas las personas que visitan las salas del palacio de Los Águila para admirar esta valiosa muestra compuesta por más de medio millar de piezas originales de la época de la Guerra de la Independencia, los fines de semana la afluencia es mayor, registrándose algunos de ellos en torno a los doscientos visitantes.

Las personas que han pasado por esta exposición, actualmente la más importante que se han organizado en España sobre la Guerra de la Independencia, salen impresionados. Por ejemplo, una valenciana que visitó la exposición en los primeros días de su apertura ha repetido la visita con otro grupo de diez conciudadanos, tal fue la impresión que le causó. También son muchos los que han dejado plasmada su opinión en el libro de firmas, todos ellas dejando constancia de su admiración.

Algunas de las obras expuestas sobresalen por su valor artístico y económico, como el caso del cuadro del primer Duque de Wellington, del pintor Thomas Philips, unos de los más importantes de Inglaterra. Para garantizar la seguridad de este óleo se ha establecido una vigilancia especial y constante, con un vigilante de seguridad en la sala. El propio Lord Douro pidió un tratamiento especial para este cuadro tan querido para él y representativo de las Guerras Peninsulares, incluido en todos los libros de historia al hacer referencia a la Guerra de la Independencia.

En la muestra hay otras piezas de gran valor artístico y sobre todo con un mensaje histórico que recuerdan, además de algunas de las batallas mantenidas durante esta contienda, hechos significativos que hoy tienen en cierto modo su repercusión.

Por ejemplo, la vajilla de porcelana que recoge todas las victorias de Wellington y que regaló el rey de Prusia al primer Duque de Wellington por la liberación de esta nación y con ello el reestablecimiento de la monarquía. Tres de estas porcelanas, esmaltadas en oro, pueden verse en esta muestra: recogen el asalto de 1812, la batalla de Fuentes de Oñoro y una ensaladera en la que muestra el asalto a la brecha en Ciudad Rodrigo en enero de 1812.

La esposa del actual Lord Douro y heredero del ducado de Wellington, que también asistió al acto de apertura de la exposición, es la princesa de Prusia y nieta del rey de Prusia, lo que indica que las relaciones establecidas por su antepasado no sólo se mantienen, sino que se han estrechado.

Intereses
Son muchos los ingleses y franceses que se han interesado por la exposición a través de llamadas al Ayuntamiento o las agencias de viaje, lo que significa que día a día está creciendo al interés más allá de nuestras fronteras.

Una de las salas que está teniendo menos visitas es la que recoge los desastres de la Guerra a través de los grabados originales de Goya, una colección única. El motivo es que la puerta se encuentra a veces cerrada, aunque no candada, por lo que es posible que los visitantes ni siquiera se den cuenta de que la exposición termina precisamente en esta sala. Algunos apuntan que debería colocarse alguna señal llamativa que indicara que continúa en esta sala la exposición.

En cuanto a la continuidad de la muestra más allá del próximo mes de diciembre es algo, que según ha podido saber este diario, será una realidad y lo será hasta enero de 2012.