Marjaliza tenía en Suiza obras, entre ellas de Chillida, Barceló y Tápies, valoradas en 15 millones

Obras de arte adquiridas por David Marjaliza

La investigación en torno a la trama desarticulada en la 'operación Púnica' detectó en un almacén de Suiza numerosas obras de arte entre ellas de Chillida, Barceló y Tapies, adquiridas por empresas vinculadas a David Marjaliza en el marco de una compleja trama de blanqueo. 

El importe estimado de las obras de arte y demás objetos de lujo que pueden encontrarse en el almacén suizo rondaría los 15.688.000 euros, establecía el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco en un escrito de marzo de 2015 en el que pedía colaboración a las autoridades helvéticas para su decomiso.

El juez advierte de que Marjaliza "minoró el valor de las obras en más del 70 por ciento de su valor real". "Alguna de las joyas, plumas y obras de arte cuya intervención solicitamos fueron adquiridas por David Marjaliza y sus sociedades para invertir y ocultar parte de las ganancias ilícitas procedentes de los delitos de corrupción", explica el juez.

Los delitos a los que hace alusión el escrito tienen que ver con el amaño de contratos urbanísticos en connivencia con el presunto cabecilla de la trama, Francisco Granados, durante los años en los que éste desempeñó cargos públicos, tanto en el municipio de Valdemoro como en la Comunidad de Madrid desde 1999 hasta 2014.

'FUROR PENELLIS' O 'LURRA CIRCA'

Entre la obras detalladas están 'Furor Penellis' de Miquel Barceló, 'Lurra Circa 1980' de Eduardo Chillida, o 'Triptyque au graffitis + Quadriculat' de Antoni Tápies. En la particular colección de Marjaliza también hay autores como Anthony Cragg, Oscar Domínguez, José Manuel Ballester, Javier Campano, Douglas Kolk, Francisco Bores, Tony Cragg, Manolo Millares, Thomas Ruff, Manolo Valdés o Antoni Clave, entre otros.

Todas las obras fueron adquiridas entre los años 2006 y 2012 a diversas galerías como Christie's Madrid, la Galería Carles Tache Barcelona, Galerie 1900-2000 Paris, Galería Trama o Galería de Arte Oriol de Barcelona, entre otras.

Se añade que en el registro del domicilio de la secretaria de Marjaliza "se ocuparon un gran número de facturas, algunas debajo del colchón de su dormitorio, correspondientes a la compra de las referidas obras de arte".

En ese mismo registro hallaron, por ejemplo, "el cargo de la compra de un cuadro del pintor Antoni Tápies por importe de 941.000 euros que fue infravalorado en su declaración del seguro y en el dossier de exportación por Marjaliza, quien sólo consignó su valor por 250.000 euros".

El destino de las obras fue la empresa suiza Fine Art Transports Nature Le Coultre S.A que cuenta con un depósito en Ginebra. Este depósito fue contratado el 1 de julio de 2014 por una sociedad instrumental que la trama había abierto en Singapur. Fue la secretaria de Marjaliza la encargada de hacer las debidas gestiones a través de un intermediario llamado Tan Hian Tejo George.