Mario Rosas regresa a la Unión como “el fichaje más fácil de todos”

RÁPIDO ENTENDIMIENTO. “Me dijo que estaba amargado y que necesitaba divertirse otra vez jugando al fútbol”, asegura Balta. MIRAN AL MISMO LUGAR. “La manera de ver el fútbol es igual que la mía”
J. A. S.

Regresa a la que fue su casa hace nada menos que nueve temporadas. Entonces era un cedido de 21 años; hoy se le espera como uno de los referentes en la plantilla. Mario Rosas vestirá de unionista y lo hará después de convertirse en lo que Balta, director deportivo de la UDS, calificó ayer como “el fichaje más fácil de todos”. El propio responsable unionista detallaba cómo se gestó la operación: “en una conversación normal entre los dos, le pregunté por su situación y me dijo que estaba amargado y que necesitaba volver a divertirse jugando al fútbol, yo le dije que viniera al Salamanca y él me preguntó que si se lo decía en serio. Le dije que dependía de él. A partir de ahí, de eso hace un mes, él ha intentado rescindir con el Murcia y una vez lo ha conseguido, porque no ha habido ningún problema, ha venido aquí”.
“Para mí es un placer volver a Salamanca y a un club con tanta historia. Cuando me fui tuve la sensación de que algún día volvería. Balta era mi entrenador y ahora es el principal motivo de mi llegada. Hemos tenido siempre una muy buena relación y tenemos la misma forma de ver el fútbol. Desde que hablé con Balta me quedó claro que quería venir aquí”, aseguró el jugador. El mediocentro reconocía que sí había tenido otras ofertas “pero vengo a Salamanca muy ilusionado. El proyecto, el entrenador, los jugadores… todos ven el fútbol de la misma forma y eso es buenísimo. Creo que, por mis características, a mí me puede venir muy bien”. Nueve años dan para mucho, algo que reconocía el propio jugador. “En lo futbolístico he cambiado poco, pero como persona sí que creo que he madurado. Es cierto que cuando tienes que tomar decisiones en el campo eres menos impulsivo y en eso sí que he mejorado porque ahora tiendes a tomar la decisión correcta porque piensas mucho más en el equipo”, destacó.

Uno de los referentes
Rosas es consciente de que su rol será el de uno de los jugadores referentes en la plantilla unionista, aunque advierte que “eso lo veremos a final de temporada. Vengo a ser uno más y a ayudar. Obviamente, me gustaría ser importante porque espero aportar mucho al grupo. Pero, aunque tenga 30 años, voy a trabajar con la ilusión de un chaval que tiene 20. Soy igual que un chaval que acaba de subir al primer equipo, ni más ni menos. Jugarán los mejores y yo tendré que seguir demostrando cosas si quiero estar entre ellos”.