María: "¿Revolución? Los jugadores son los mismos"

María Hernández, en su primera rueda de prensa tras ser nombrado entrenador y tras una semana de trabajo

Cauto en sus valoraciones después del relevo en el banquillo, María reconoce que le habría gustado vivir la semana con más tranquilidad. Apunta que realizará varios cambios y trata de quitar hierro al hecho de que no pueda sentarse en el banquillo. 

Primera comparecencia de María como entrenador de la Unión Deportiva Salamanca y, aunque seguramente no era lo que deseaba, ha estado marcada por la ‘no marcha’ de Gorka Etxeberria que, por ahora le impide sentarse en el banquillo este domingo.

 

María quiso quitar hierro a situaciones como la comida del extécnico y plantilla el pasado jueves, aunque es evidente que es una situación incómoda para él y que  molesta en el club. “Está claro que la semana va mal porque ha habido un cambio, ha salido una persona, he entrando yo y he variado dinámicas. Sobre la comida los capitanes me pidieron permiso, e incluso Gorka me mandó un mensaje, y no hay ningún problema”.

 

En cuanto a que no haya rescindido aun trata de ser lo más diplomático posible. “Cada uno con su contrato es libre de negociar, de rescindir, porque es el dinero de cada uno y no me puedo meter de ninguna manera”, ha señalado.

 

Respecto a ese cambio de dinámicas del que habla, aclara a que se refiere. “María trabaja de una forma, Gorka de otra, ninguna es ni la buena ni la mala. Cada uno tiene su librillo. Trabajo con mis ejercicios, con mis intensidades y al final cada maestrillo tiene su librillo”. Su valoración sobre cómo se ha encontrado al equipo no ha faltado. “Todo equipo es mejorable, esté en Primera, en Segunda o en Tercera y este Salamanca también. Y si conseguimos mejorar, es quelas cosas van a ir con mejores resultados. Estoy contento de la semana que llevamos, siendo consciente de las circunstancias”.

 

No ha dado pistas pero sí ha dejado claro que la UDS que jugará el domingo tendrá rostros nuevos en su once inicial. “Seguramente haya cambios, aunque no me gusta adelantar nada. Falta una sesión y hasta que no finalice, tengo ideas pero vamos a esperar”, ha dicho. “¿Revolución? Los jugadores son los mismos, puede cambiar alguno, alguna posición, pero no voy más allá”.

 

Acaba de llegar pero asegura que le ha dado tiempo a ‘espiar’ al rival, a estudiarlo. “Al Avilés lo he visto en Guijuelo y por la televisión. Es cierto que ha cambiado de entrenador hace cuatro semanas con lo cual son los mismos jugadores, que es una información válida, pero con el relevo de técnico también habrá variado cosas. Sí lo he visto pero me queda esta tarde y mañana para continuar haciéndolo”.

 

Es consciente de la urgencia que tiene el equipo por ganar, con lo que el margen que tiene él para conseguir resultados, aunque acabe de llegar, es muy corto. “Es llegar nuevo y hay que cambiar algunas dinámicas. Mantendré algunas cosas y otras las cambiaré porque es mi estilo. No hay más que intentar ganar al Avilés”.

 

Sobre el recibimiento que pueda recibir el equipo  señala: “La afición puede opinar lo que quiera. Yo soy de aquí y sé como es la afición de aquí pero pediría su apoyo y si tiene que cargar contra alguien que lo haga contra mi. Acabo de llegar pero soy el responsable y lo asumo. La verdad que a la afición no hay nada que reprocharle en los últimos años”.

 

Reconoce que le hubiera gustado vivir una semana un poco más tranquila, sin que l sombra de Etxeberria hubiera sido tan alargada. “Obviamente me gustaría pero soy consciente de que se vive la salida y la entrada del otro, la comida de la plantilla… pero claro egoístamente me hubiera gustado más tranquilidad”.

 

Es posible que le toque vivir el partido desde la grada porque al no haber rescindido Etxeberria no podrá sentarse en el banquillo. “No pasa nada. Ningún problema. Lo único asumirlo y pedir al que me toque al lado que me deje verlo con tranquilidad porque tengo alguna experiencia con algún espectador que me dio la vara todo el partido. Como es lógico me gustaría estar ahí porque es mi debut y estás más cerca del jugador”.

 

Como nuevo entrenador de la UDS asegura sentir emoción y, sobre todo, “me siento representante de todos esos que por diferentes motivos estuvieron aquí en el Salamanca y tenían cualidades y no pudieran llegar”, ha concluído. 

Noticias relacionadas