María del Mar Blanco defiende en Salamanca la Constitución y la unidad de España

La Plaza de la Concordía acogió el encuentro del dirigente 'popular' José Antonio Bermúdez de Castro, y la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, María del Mar Blanco. Una cita que sirvió para enmarcar una defensa férrera de la España Constitucional, como "garantía de unidad y de defensa de libertades y derechos".

María del Mar Blanco, presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, y el número uno al Congreso de los Diputados, José Antonio Bermúdez de Castro se han reunido en Salamanca y, tras el encuentro, ambos declararon su total respaldo a la Constitución “como garante de los derechos y libertades que defendieron y les fueron arrebatados a mi hermano y a todos y cada una de las personas asesinadas por los terroristas”, manifestó María del Mar Blanco.

 

 

 

 

Declaró que, para ella, es “un honor” estar en Salamanca, donde se mantiene un “recuerdo permanente a las víctimas del terrorismo”. Y defendió los derechos y libertades de los españoles recogidos en la Constitución, aquellos “por los que dieron la vida mi hermano y todas y cada una de las víctimas del terrorismo”.

 

Para la presidenta de esta asociación, “no debemos, ni podemos olvidar a los verdaderos héroes de nuestra democracia” e insistió en la necesidad de defender la “unidad, la concordia, la liberta, la convivencia y la paz”.

 

Bermúdez de Castro explicó que “Salamanca y España siempre tendrán una deuda impagable con las víctimas como referente moral para el conjunto de la sociedad”.

 

La cita se organizó en el Centro Cívico Julián Sánchez El Charro, en la Plaza de la Concordia, porque este lugar es “símbolo de la libertad, recuerdo y homenaje a las víctimas del terrorismo”, añadió el dirigente 'popular'.

 

También remarcó que el PP defiende la vigencia de la España constitucional “que aporta estabilidad y garantiza la defensa de la unidad de España”, con los medios necesarios para "impedir su ruptura, como hemos comprobado con la sentencia del tribunal constitucional sobre el caso catalán”, concretó.

 

El número uno del PP al Congreso por Salamanca advirtió que la reforma de la Constitución “no es la panacea para resolver todos los problemas y, desde luego, tampoco para el desafío independentista, porque los independentistas no pretenden reformar la Constitución si no acabar con ella".

 

Quiso dejar claro que para los ‘populares’, la reforma de la Constitución “no es una prioridad", ya que, a su juicio, "ni hay demanda, ni hay necesidad, ni una idea compartida sobre los objetivos de esa supuesta reforma”.