Manuel Peña promete una Policía "responsable, receptiva, sensible y que dé respuestas"

El nuevo Jefe Superior de Policía de Castilla y León, durante su toma de posesión, presidida por Ignacio Cosidó, no permitira "la naturalización del problema del maltrato familiar, en sus múltiples fórmulas, ni que éste se torne en algo cotidiano".

El nuevo Jefe Superior de Policía en Castilla y León, Manuel Javier Peña Echevarría, ha prometido una policía “responsable, receptiva, sensible, con respuestas, que rinda cuentas y que funcione con criterios de ética pública". Así l ha hecho saber el multitudinario acto de toma de posesión celebrado en la sede de la Delegación del Gobierno, en Valladolid, en el que ha estado arropado por su familia y por numerosas personalidades de la sociedad civil, política, judicial y militar.

 

El zamorano, que regresa a su tierra para sustituir a su predecesor en el cargo, Jesús García Ramos, ha advertido que la hoja de ruta de su labor profesional estará marcada por la "prevención e investigación criminal de estas conductas y por la mejor atención a las víctimas", pues, tal y como ha enfatizado, no permitirá "la naturalización del problema del maltrato familiar, en sus múltiples fórmulas, ni que éste se torne en algo cotidiano".

 

El acto de toma posesión comenzó con el recuerdo con un minuto de silencio a la joven asesinada a manos de su expareja en Medina del Campo. El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha tenido palabras ha agradecido en primer lugar el trabajo de Jesús García Ramos al frente de la Policía Nacional de la Comunidad en los últimos diez años, periodo en el que la ha situado 12 puntos por debajo de la media nacional en tasa de delincuencia y 4 puntos por encima en eficacia policial, a lo que se suma la caída del 7% en número de delitos en 2013.

 

"Jesús lleva el uniforme en el alma, y seguro que cuando en alguna investigación no se entienda la jerga utilizada por los delincuentes habrá que llamarle de nuevo", ha indicado Cosidó a modo de guiño respecto de la experiencia del ya agente jubilado tras cuarenta años de ejercicio.

 

Por su parte, ha dicho del nuevo Jefe de Policía que los castellanos y leoneses pueden sentirse seguros al contar con la sapiencia de Peña Echeverría, de quien ha destacado su "prestigio profesional", atesorado a través de más de treinta años en distintos destinos y cargos; "su solidez académica", fruto de su formación y que le ha llevado a presidir la Sociedad Española de Criminología, y su "profundo amor por Castilla y León y conocimiento de ella como pocas personas", valores a los que ha sumado su "pasión y vocación como policía".

 

Por ello, Cosidó se ha dirigido a su subordinado para pedirle que trabaje por que Castilla y León sea una comunidad cada vez más segura, poniendo especial cuidado en la lucha contra la delincuencia itinerante-en Cantabria logró reducir los hurtos-, así como por la cercanía a los colectivos vulnerables -víctimas de violencia de género, explotación sexual, discapacitados, menores y personas mayores- y la lucha contra cualquier forma de violencia por parte de grupos radicales que pretenden socavar los cimientos de la democracia.

 

En la misma línea, en la apertura del acto, el delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, ha puesto a disposición de Peña Echeverría la leal colaboración de los 3.000 agentes con que el Cuerpo cuenta en la Comunidad y, tras repasar sus distintos destinos en las tres últimas décadas, ha tenido palabras de cariño para quien vuelve a su tierra a encontrarse con una de las Comunidades más seguras del territorio nacional.

 

"Peñita, bienvenido a Castilla y León, tu casa. Te brindo la colaboración de toda la sociedad para que tu mandato sea exitoso para ti y para la ciudadanía de esta Comunidad", ha deseado Ruiz Medrano.

Noticias relacionadas