Mañueco y la cúpula de la Diputación pisan los juzgados por 'Malotas' y el fin de Agromaq

El alcalde de Salamanca, Alfonso Ferández Mañueco, entrando al juzgado para declarar por una denuncia del caso 'Malotas'

2014 ha llevado ante el juez al alcalde de Salamanca por una denuncia relacionada con el polígono del presidente de La Gaceta y al núcleo duro de la Diputación por la disolución de la feria agropecuaria. La actividad en Fiscalía en las últimas semana augura un 2015 intenso en plaza Colón.

Este 2014 que está a punto de terminar ha sido el de los casos de corrupción en Salamanca, algo que se ha notado en la actividad en los juzgados y en un fenómeno, el de las denuncias ante Fiscalía y la justicia ordinaria, insólito en la provincia. El primer impulso lo dio durante 2013 la querella presentada por el grupo socialista en la Diputación de Salamanca. Tras denunciar el PSOE presuntos delitos de tráfico de influencias y prevaricación, entre otros, el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, se convirtió en uno de los primeros políticos en el poder en las instituciones salmantinas en pasar por el amargo trago de los juzgados. Fue en octubre y ya lo contamos en el resumen del año pasado, pero su paso por las dependencias de justicia abrió el camino. Y puede volver a la actualidad este 2015 porque está pendiente la apertura de juicio oral o el archivo de la causa.

 

CASO MALOTAS

 

Desde entonces, Diputación y Ayuntamiento de Salamanca han tenido un inusitado protagonismo en los juzgados. Nunca antes había sido tan frecuente la presencia de máximos responsables en las dependencias de plaza Colón. Tras el paso de Javier Iglesias, también le tocó el turno al alcalde de Salamanca. Alfonso Fernández Mañueco acudió a declarar al juzgado el pasado día 10 de junio por una denuncia relacionada con el caso 'Malotas', el polígono privado que iba a impulsar con 3,5 millones de euros de dinero público de la sociedad de vivienda, encargada de promocionar viviendas de protección oficial. Su proyecto estrella de la legislatura topó con la oposición de partidos políticos y asociaciones empresariales, que lo consideraban innecesario y mal planteado, ya que beneficiaba directamente a una iniciativa privada.

 

Ante esta situación, Cámara y Confaes se movilizaron para protestar y dieron a conocer algunos detalles del proyecto: fundamentalmente, que los terrenos eran propiedad del presidente de La Gaceta, Pedro Díaz, y que le acompañaban personas inmersas en el caso 'Malaya'. Su disconformidad la hacen patente a través de varias notas informativas en las que se informa de la realidad del proyecto del polígono de las Malotas. Díaz decide denunciar a ambas instituciones por vulneración del honor, de la intimidad y de la propia imagen en esas notas, y en el proceso decide llamar como testigo al alcalde de Salamanca, que acude y se hace la foto entrando en los juzgados. Con él fueron varios cargos políticos y técnicos del Ayuntamiento.

 

El pasado noviembre, la sentencia fue un duro revés para la relación Fernández Mañueco/La Gaceta: el juzgado determina que no existe vulneración al honor, ni la intimidad ni la imagen de Pedro Díaz. Y sentencia que las notas informativas de Cámara y Confaes son lícitas, necesarias y de interés público. Finalmente, se condena a Díaz en costas.

 

DISOLUCIÓN DE AGROMAQ

 

Tras este episodio, los siguientes en pasar por el juzgado fueron dos integrantes de la cúpula de la Diputación de Salamanca: su vicepresidente, Carlos García Sierra, y la diputada de Hacienda, Chabela de la Torre. Miembros del núcleo más duro del equipo de Javier Iglesias, acudieron a declarar el día 19 de noviembre por la disolución de IFESA y Agromaq. Tras impulsar la desaparición de la histórica feria agropecuaria y de la institución ferial, la Diputación no ha dudado en poner en marcha una feria totalmente clónica, solo que pagada íntegramente desde las arcas públicas. Por el camino, dejó sin atribuciones al personal de IFESA, responsable de la feria durante los últimos 30 años, motivo por el cual se denunció que existía una continuidad.

 

TODOS A LA FISCALÍA EN 2015

 

Los acontecimientos de las últimas semanas de este año auguran una frenética actividad en los juzgados para este comienzo de 2015. Los casos de irregularidades en contratos de la Diputación y la presunta financiación ilegal del PP salmantino van camino de la justicia por dos vías: la Fiscalía y los juzgados. El equipo de Gobierno de la Diputación ha intentado conjurar el escándalo llevando parte de la documentación al fiscal provincial con el objetivo final de que determine si hay o no delito... y tratar de que el caso acabe ahí su recorrido. Algo que quiere evitar el PSOE: ha llevado el caso a la justicia con una denuncia y dos querellas, la misma fórmula con la que ha cercado a Javier Iglesias en el caso de los despidos en Agromaq.

 

Otro tanto va a ocurrir en el caso de los 'papeles' del PP salmantino. Aquí los 'populares' en el Ayuntamiento de Salamanca han decidido no acudir al fiscal en busca de transparencia, como han argumentado en la Diputación. En su lugar, el PSOE ha decidido denunciar ante anticorrupción el caso y se reserva la posibilidad de denuncias en la justicia ordinaria. Todo ello tendrá un amplio recorrido durante 2015, con la perspectiva de las elecciones municipales de finales de mayo, un plazo exiguo para resolver varios casos sobre la mesa. Una mezcla potencialmente explosiva.