Mañueco vuelve a tropezar con la ley electoral intentando otra inauguración ilegal

Mañueco, en la visita que hizo a las obras de La Alamedilla. Foto: Alba Villar

El alcalde ya tuvo que suspender una visita que pretendió hacer a las obras de La Aldehuela el día que entraba en vigor la prohibición de estos actos. Y ahora Junta Electoral le deja sin los actos propagandísticos en La Alamedilla que había organizado desde el Ayuntamiento.

La legislación electoral se está revelando con la gran asignatura pendiente de Alfonso Fernández Mañueco en este período de campaña porque ya son dos los semáforos en rojo que se ha intentado saltar y que le han costado una marcha atrás en un caso y, directamente, un 'alto' en otro. Y los dos han sido a la hora de presumir de obras nuevas, uno de los principales argumentos que el alcalde se ha reservado para los meses previos a las elecciones.

 

El último caso fue la polémica de la tarde de este jueves. El motivo, la prohibición por parte de la Junta Electoral de Zona de la denominada jornada lúdica que había organizado y anunciado el Ayuntamiento de Salamanca para este sábado en el parque de La Alamedilla. La cita, compuesta de diversas actividades que iban a ocupar mañana y tarde, se iba a celebrar solo dos días de abrir el parque de nuevo tras finalizar las obras de reforma, cosa que ocurrió este mismo jueves. La convocatoria despertó los recelos sobre si se trataba de un acto electoral encubierto.

 

Y así es, al menos, según el criterio de la Junta electoral, organismo encargado de velar por el cumplimiento de la ley electoral. En su resolución considera que el mero hecho de abrir el parque no justifica que se organicen actividades que no son habituales y que no hacen falta para poner el lugar a disposición de los ciudadanos. Así que se prohibió el acto con considerarlo inauguración electoral, un término muy amplio que incluye visitas a obras, actos en los que se pida el voto antes de campaña... todos aquellos en los que se muestren logros de Gobierno antes del 8 de mayo.

 

La resolución ha caído como un jarro de agua fría en la candidatura de Fernández Mañueco, pero no es su primer tropiezo con la legislación electoral esta campaña. El pasado día 31 de marzo el Ayuntamiento de Salamanca ya tuvo que anular una visita del alcalde prevista y convocada oficialmente. El motivo, que a partir de justo ese día estaba prohibida otra de las modalidades de las inauguraciones electorales, las visitas de obras. Por ley, no se pueden hacer a partir de la convocatoria de elecciones, que se hizo oficial es día 31. Pese a ello, el día antes el Ayuntamiento convocó a los medios a una visita del alcalde a las obras de La Aldehuela, que lleva cerrada toda la legislatura y que ha sido una fuente constante de fracasos en la gestión de su reforma. La solución, comunicado deprisa y corriendo a primera hora de la mañana para anular la visita pocos minutos antes de la hora prevista.

 

 

INAUGURACIONES PROGRAMADAS

 

Las prisas por visitar e inaugurar nuevas obras han sido una constante en la agenda de Fernández Mañueco en las últimas semanas, lo que le ha generado no pocos problemas y críticas. El alcalde se ha dejado ver en el estreno del aparcamiento de La Radio, en las obras en aceras por toda la ciudad, ha visitado las obras de La Alamedilla antes de que estuvieran terminadas, intentó lo propio con La Aldehuela y también organizó otra convocatoria con banda de música y cuentacuentos para estrenar, con el césped sin crecer, el nuevo parque del Tormes.

 

El origen de este carrusel está meses atrás, durante el pasado verano, cuando el programa de licitaciones para los contratos de un buen número de obras dejó a la luz la intención de concentrar la finalización de muchas de ellas en las semanas previas a la cita electoral. Eran obras importantes, pospuestas por unas u otras razones durante tiempo, y con las que el equipo de Gobierno quería jugar la baza de presentar mejoras en la ciudad a hechos consumados. Hace unas semanas se vio como las empresas concesionarias aceleraban algunas de las obras que se habían dejado para esta época. Sin embargo, ahí ha topado con los límites de la legislación electoral, que han limitado y prohibido su programa de fotos.