Mañueco vende Salamanca en Madrid sin negociar la mejora de las tarifas del tren

Alfonso Fernández Mañueco, alcalde de Salamanca.

El pleno le pidió que se sentara con Renfe para conseguir promoción y tarifas especiales adaptadas a Salamanca, y el PP votó en contra. En su lugar, el alcalde se limita a vincular el nuevo tren a la campaña de todos los años en Madrid.

El Ayuntamiento de Salamanca ha presentado este martes su habitual campaña de promoción turística en Madrid, asentada este año en la mejora de la conexión ferroviaria. Aunque la línea no alcanza todavía sus prestaciones máximas, ahora el viaje lleva sólo hora y media, y como quiera que la comunicación es un motivo de peso para elegir un destino turístico, se ha aprovechado para hacer hincapié en ello. Sin embargo, el equipo de Gobierno municipal se ha limitado a cambiar un poco el lema, que incluye esa hora y media de distancia y vuelve a recurrir a la emoción, como en 2015. Y se ha dejado en el tintero cuestiones que tienen que ver con el tren y que harían de Salamanca un destino más atractivo.

 

La fundamental es la que afecta a las gestiones con Renfe para conseguir un trato especial para Salamanca. Gestiones que el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, ha obviado más allá de un encuentro fortuito en el último Fitur en el que se 'olvidó' de pedir precios más competitivos. Otras ciudades próximas, como Zamora, León o Valladolid, han conseguido que la operadora ferroviaria promocione sus ciudades en los Alvia o que implante tarifas mejores o pensadas para el turismo familiar. En el caso de Zamora, incluso se ha formado una comisión para sacar más rendimiento a la conexión ferroviaria.

 

Así, Salamanca sí ha sumado alguna frecuencia más a su conexión desde que se estrenara el pasado diciembre en plena precampaña electoral, pero los precios son los estándar al margen de promociones puntuales para toda la oferta comercial de Renfe. Y el servicio sigue sin explotar sus máximas prestaciones porque están sin ejecutar mejoras en la línea que no se hicieron para ponerla en servicio cuanto antes. El resultado, que no alcanza los 200 km/h como debería.

 

Pero es que, además, el alcalde ha asegurado este martes que con esta campaña cumplía el compromiso alcanzado en el pleno para incentivar el uso del nuevo tren Salamanca-Madrid. Nada más lejos de la realidad. Para empezar, el PP votó en contra de esta moción cuando se aprobó el pasado mes de marzo; los votos de PSOE, Ciudadanos y Ganemos permitieron sacarla adelante. Así que el alcalde y su grupo no querían saber nada ni de la moción ni de la promoción con el nuevo tren.

 

Pero es que además la iniciativa no se parece en nada a lo que ha hecho el alcalde. La moción presentada en febrero pedía que se establecieran los contactos necesarios y se abriera una ronda de negociación con RENFE para firmar convenios y acuerdos que promocionen la ciudad aprovechado de una manera más eficaz la nueva conexión ferroviaria rápida con Madrid. Nada que ver con la aprobación de una nueva campaña publicitaria que paga en exclusiva el Ayuntamiento y que se hace todos los años.

 

Mañueco, que ha metido en un cajón muchas de las mociones que impulsa la oposición, deja ahora en el tintero sus gestiones para conseguir que Renfe establezca tarifas especiales para familias o nuevas promociones como la de lanzamiento.