Mañueco va 'a lo fácil' y vuelve a la carga con el 'tripartito'

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, con el jefe de la Policía Local. Foto: Cristian Martín

El alcalde saca a relucir el supuesto 'tripartito' que forma la oposición en el Ayuntamiento confundiendo a Ganemos Salamanca con Podemos y utilizando el debate sobre Buenos Aires y la aprobación de los presupuestos como arietes.

"Para mí sería muy fácil decir que una vez más funciona el tripartito liderado por Podemos". Esta ha sido la fórmula que ha utilizado Fernández Mañueco para meter en danza uno de los adjetivos a los que más están recurriendo el alcalde y su grupo municipal. Y aunque parecía indicar lo contrario, el primer edil ha ido 'a lo fácil' y ha recurrido a esta fórmula para criticar a la oposición en dos cuestiones, las medidas en Buenos Aires y el debate de presupuestos.

 

Fernández Mañueco ha vuelto a aludir al tripartito que, según su opinión, forman Podemos, Ciudadanos y PSOE; eso a pesar de que Podemos no tiene representación en el Ayuntamiento, algo que el alcalde parece ser el único que ignora, ya que el grupo municipal es Ganemos Salamanca. Pese a ello, el alcalde insiste en aludir a este tripartito al que acusa de "querer excluir al equipo de Gobierno" del debate en torno a Buenos Aires. Los grupos de la oposición se han limitado a denunciar que el equipo de Gobierno no toma ninguna decisión sobre el barrio e incumple sus compromisos, empezando por la no convocatoria del grupo de trabajo formado para el barrio en más de dos meses.

 

Pero es que, además, Fernández Mañueco acusa de nuevo al 'tripartito' de intentar frenar los presupuestos municipales. "Creo que al tripartito la cercanía  del día 20 de diciembre le condicionará", ha dicho en relación a las negociaciones para aprobar las cuentas de 2016. Estas negociaciones las ha mantenido paradas el PP durante semanas a pesar de que está en minoría y necesita el apoyo de al menos un grupo para aprobar los presupuestos. La oposición sospecha que el que realmente hace un uso político de la aprobación de las cuentas es el propio Fernández Mañueco, que estaría apurando fechas para forzar una negativa y utilizarla electoralmente contra PSOE y Ciudadanos.