Mañueco remarca la honradez de su equipo ante la sombra de los contratos y la financiación ilegal

Fernández Mañueco entrega su medalla de concejal a Fernando Rodríguez. Foto: F. Oliva

El alcalde tiene una alusión "alto y claro" para la honestidad de las personas que le acompañan, un intento de exorcizar las dudas sobre los métodos de contratación y casos como el de la financiación ilegal que apuntan directamente a uno de sus concejales con más poder.

Algunos de los tropiezos en la gestión de contratos y el escándalo de los papeles de El País que indican una financiación ilegal auspiciada desde el Ayuntamiento en 1999 con Fernando Rodríguez como ejecutor, y Fernández Mañueco de secretario provincial, han tenido su reflejo en el discurso del nuevo alcalde. No los ha citado, por supuesto, pero sí ha hablado de la honestidad de las personas que le acompañan y ha puesto como garantes a los cargos que verifican las cuentas y actuaciones del Consistorio. Una manera también de responder a las exigencias de transparencia que le han llegado de todos los grupos de la oposición, también del que le ha permitido ser hoy el nuevo alcalde.         

 

"Quiero hacer una defensa de la nobleza de la actividad política en favor de la sociedad y de las personas, desde la honestidad y la vocación de servicio", ha dicho. "Yo concibo la política como vocación, como  vocación de servicio público, que ejerzo de una manera honesta, como también hacen las personas que me acompañan, honestas y vocacionales. Y lo digo alto y claro", ha remarcado, una manera de intentar alejar de su candidatura los efectos de la corrupción que asola la política nacional, y de los casos de contrataciones dudosas en el propio Ayuntamiento de Salamanca.

 

"Este es un Ayuntamiento que funciona con seriedad, rigor y transparencia, y lo seguirá haciendo. Este Ayuntamiento tiene los cajones, los techos y las paredes de cristal. Aquí están las alfombras para quien quiera levantarlas, pero sólo encontrará bajo ellas gestión eficaz, esfuerzo y compromiso", un mensaje directo a Ganemos Salamanca, que ha repetido constantemente lo que, a partir del lunes, piensan hacer: solicitar toda la información pública sobre la gestión económica. Una prueba de fuego para las cuentas municipales de 25 años de PP.

 

"Por la legalidad de los actos administrativos y de la gestión de los fondos públicos velan también los funcionarios municipales y, en especial, el secretario, interventor y el tesoreroEllos informan de la legalidad de cada acto administrativo que se hace en esta casa, y ellos fiscalizan cada euro que se gestiona en este Ayuntamiento y en sus órganos dependientes. Respetamos escrupulosamente su trabajo, que desarrollan con profesionalidad, con plena autonomía y en libertad", ha dicho en lo que parece una alusión a los casos en los que, durante la pasada legislatura, se ha adjudicado algún contrato en contra de la opinión de los técnicos o con procedimientos acelerados.