Mañueco recoge los euros de un diálogo social que bloquea desde hace meses

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, junto a Herrera y otros representantes en la firma del plan de empleo.

Sí al dinero, no al diálogo social. Fernández Mañueco se pone en primera fila para la foto con Herrera mientras se niega a poner en marcha la negociación en Salamanca.

Y JAVIER IGLESIAS, TAMBIÉN

 

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, también está poniendo pegas a la mesa del diálogo social que tiene que abrir en La Salina. Los motivos, los mismos, el empeño en no sentarse con la patronal legítima, Confaes. Iglesias ni siquiera se ha presentado este miércoles al acto con la Junta y ha enviado a su vicepresidenta del área económica, Chabela de la Torre. A la Diputación de Salamanca le caen, de momento, 400.000 euros que engrosarán los planes de empleo.

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, se puso este miércoles en primera fila y cerca del presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, para la foto del Plan de Empleo. Son 57,5 millones de los que, de momento, dos millones se quedan en Salamanca; corresponden a dos de los diez programas que componen este plan, así que más adelante se confirmarán más cantidades para los ayuntamientos y diputaciones. Un reparto que es posible gracias a un instrumento por el que Herrera no se cansa de apostar, pero que Fernández Mañueco ha denostado desde hace años.

 

Se trata del Diálogo Social, la negociación a tres bandas que forman la patronal, los sindicatos mayoritarios y la Junta y que tan buenos resultados da, no sólo a la administración regional, sino a todas las que se nutren de ella. Entre ellas, también el Ayuntamiento de Salamanca que, con Fernández Mañueco al mando, lleva años torpedeando esta mesa de negociación. Sin embargo, este miércoles no tuvo reparos en ponerse en la foto para hacer recepción oficial de los 1.130.000 euros que le tocan. Había otros alcaldes y representantes de diputaciones, pero hay que recordar que Salamanca es la única capital de provincia que no tiene en marcha el diálogo social.

 

 

SÍ AL DINERO, NO AL DIÁLOGO SOCIAL

 

Así que el alcalde se va a beneficiar de un programa y unos fondos que tiene su fundamento en la puesta en común que patronal, sindicatos y Junta hacen, y que Fernández Mañueco se niega a emular en Salamanca. Durante su primera legislatura tuvo parada la parte local del diálogo social. Y en esta sólo su situación de minoría le ha obligado a constituir la mesa, eso sí, a regañadientes. Tanto, que no se ha vuelto a reunir desde que se formó en julio de 2015 a pesar de los constantes requerimientos de sus integrantes legítimos, la patronal Confaes y los sindicatos UGT y CCOO que ya han anunciado que tomarán la iniciativa de convocarla.

 

Mientras llega ese día, fijado para antes de terminar marzo (así que sólo queda este jueves), Fernández Mañueco ha hecho todo tipo de quiebros para no sentarse con los legítimos integrantes de la mesa de diálogo, postergando una nueva convocatoria a pesar de que ya han empezado a llegar fondos; la mesa y sus integrantes deben decidir, por unanimidad, a qué acciones se dedican: no es una cuestión sólo del Ayuntamiento.

 

Además, insiste en 'colar' en la mesa a 'su' patronal, la pretendida nueva confederación Empresarios de Salamanca, a la que ha corrido a reconocer mientras hace de menos a los sindicatos y la patronal. De hecho, ha propuesto sentar a esta asociación en esta mesa a pesar de que, por ley, sólo la pueden componer CCOO, UGT y quien designe Cecale, la patronal autonómica, que en este caso en Confaes. Volverá a intentarlo en la próxima reunión, cuando sea que se celebre.

Noticias relacionadas