Mañueco presume de bordillos y busca una nueva foto en Puente Ladrillo

El alcalde de Salamanca en minoría realiza una visita al barrio de Puente Ladrillo, donde se están realizando rebajes en los bordillos.

El alcalde de Salamanca en minoría, Alfonso Fernández Mañueco, sigue con su plan de visita a las obras de aceras y rebaje de bordillos en la capital, en su afán por logran una nueva foto en un mes de agosto en el que la actividad municipal ha sido inexistente.

 

En esta ocasión, le toca el turno al barrio de Puente Ladrillo, en la confluencia de las calles Sierra Nevada y Sierra Morena, en el plan que el Ayuntamiento está impulsando en 120 vías de la ciudad.

 

Además, la oposición, en boca de Ganemos Salamanca, ha denunciado que Fernández Mañueco ha arreglado aceras en perfecto estado, creando un casos circulatorio en la capital con numerosas obras.

 

No hay que olvidar que el plan del Ayuntamiento se basa en la rebaja de 823 bordillos de pasos de peatones en 121 calles, avenidas y plazas en tres nuevos paquetes que se suman a la actuación en los barrios transtormesinos, donde se han rebajado 400 bordillos, y  en numerosas calles de la ciudad donde también se han llevado a cabo actuaciones de este tipo, una verdadera obsesión del actual alcalde, que se precia de que, con este gasto, se habrán rebajado todos los bordillos en pasos de peatones de la ciudad. El último paquete va a costar 752.000 euros.

 

El Ayuntamiento justifica estas actuaciones como una mejora de la accesibilidad al eliminar barreras arquitectónicas, pero mientras duran las obras muchas calles de Salamanca están intransitables.

 

Las más afectadas son aquellas en las que se están arreglando aceras, un proyecto en el que el consistorio se está gastando cerca de dos millones de euros para renovar aceras de la avenida de Portugal, Torres Villarroel, el paseo de San Antonio y María Auxiliadora, y que ya se hicieron en la avenida Juan de Austria, la avenida de Villamayor, Filiberto Villalobos, Alfonso IX y Los Cedros.