Mañueco presenta un plan de regeneración urbana tras las peticiones de los grupos de la oposición

El Ayuntamiento asesorará a comunidades y propietarios para la rehabilitación de edificios y desarrollará un plan para los próximos 20 años para actuar en los barrios. La medida, en preparación más de un año según el alcalde, llega tras las críticas de la oposición.

El Ayuntamiento de Salamanca ha anunciado esta mañana la puesta en marcha de un Plan Integral de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbana en el que, básicamente, el consistorio asesorará a propietarios de viviendas y comunidades de vecinos sobre las ayudas disponibles en las distintas administraciones, desde el ámbito municipal a los fondos europeos, para llevar a cabo la rehabilitación de viviendas. El plan, según el alcalde Fernández Mañueco, pretende mejorar las condiciones de 40.000 viviendas durante los próximos 20 años y empezará por los barrios más próximos al Tormes, caso de Buenos Aires, Tejares y el Arrabal.

 

La medida viene a responder a las peticiones que varios grupos de la oposición le han hecho al equipo de Gobierno para que ponga en marcha planes de mejora en los barrios, y a las que Fernández Mañueco responde con este plan que, según sus palabras, lleva en elaboración más de un año y que sale a la luz justo ahora. "No estamos hablando de ocurrencias ni de iniciativas improvisadas", ha dicho el alcalde en clara referencia a las peticiones de Ganemos Salamanca y Ciudadanos.

 

Sin embargo, el plan ha sido presentado con muchas de sus 'patas' todavía sin definir. De entrada, solo hay una medida ya real, que es la puesta en marcha de una Oficina Municipal de Rehabilitación en la sede del Patronato Municipal de la Vivienda y a la que los ciudadanos se podrán dirigir para hacer sus consultas. Allí se les informará, fundamentalmente, sobre las medidas que se pueden tomar y se les asesorará sobre la tramitación de ayudas para sufragarlas. Sin embargo, parece que todo lo demás está por definir.

 

De hecho, el propio Ayuntamiento de Salamanca anuncia que "está ultimando" el plan integral de rehabilitación y que, de momento, solo se sabe que se actuará primero en los barrios más cercanos al río y vinculados al proyecto municipal Tormes +, que aspira a fondos europeos y que ya ha entregado la documentación para que le sean concedidos. Una de las partes del proyecto incluye actuaciones en regeneración urbana y dotación de servicios al otro lado del río.

 

El resto está por definir, y se estipula a un plazo de 20 años. De hecho, el alcalde ha anunciado una ronda de contactos con los grupos de la oposición y un proceso de participación ciudadana para que se pueda aprobar el plan que convenga a la mayoría de los ciudadanos. Se ha puesto un plazo de dos meses para ello, paralelo al de los presupuestos, aunque la importancia de estos últimos puede dejar de lado la negociación del plan de rehabilitación.

 

Una vez se consensúe, el acuerdo debería determinar un calendario de actuaciones que, en todo caso, dependerán de la iniciativa de los particulares y comunidades. De hecho, y aunque se diseñe el plan, serán los propietarios los que puedan acogerse a estas medidas de rehabilitación financiadas por diferentes instituciones en función del grado de actuación. Está previsto financiar actuaciones en accesibiliad (ascensores), eficiencia energética (calefacciones), conservación (fachadas y cubiertas) y entornos; las primeras materias son las que habitualmente impulsan y subvencionan la Junta de Castilla y León, el Gobierno o la comunidad europea. La última sería la que le correspondiera al propio Ayuntamiento ya que incluye la actuación en zonas públicas como parques y jardines.