Mañueco plantea un nuevo PGOU como salida a los errores urbanísticos municipales

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, durante su intervención.

La propuesta del alcalde para revisar por completo el Plan General de Ordenación Urbana serviría para resolver de un plumazo problemas urbanísticos: el objetivo es legalizar la situación de Vialia, el hotel Corona-Sol y otras 'cantadas urbanísticas'.

El catálogo de soluciones abiertas para el conflicto de El Corte Inglés incluye una revisión total del PGOU, la 'biblia' del desarrollo urbano de Salamanca. El documento fue aprobado en 2007 tras un largo debate y tras sólo nueve años la pretensión de cambiarlo no deja en muy buen lugar la planificación realizada. Y es cierto que el planteamiento nacido en pleno 'boom' del ladrillo no tiene nada que ver con la realidad actual, pero detrás de esa 'enimienda a la totalidad' se esconde un objetivo ulterior: aprovechar para resolver varios de los entuertos urbanísticos.

 

Desde hace años, el Ayuntamiento de Salamanca mantiene abiertos numerosos frentes urbanísticos. Los choques con la legalidad, anulaciones de licencias y sentencias condenatorias han sido moneda común en el Consistorio. Uno por uno, hasta una docena de casos se han ido amontonando sin que el equipo de Gobierno actual, el mismo de la pasada legislatura, haya puesto solución en cerca de cinco años. Así que la propuesta de revisar en profundidad el PGOU suena a oportunidad para solucionar de raíz muchos problemas.

 

 

LEGALIZAR ACTUACIONES DUDOSAS

 

Así lo ha reconocido el propio alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, para el que la alternativa de revisar el PGOU supone "resolver otras cuestiones de nuestra ciudad" y dejar "en stand by el urbanismo desarrollista de la última época". Los grupos de la oposición van más allá y no tienen ninguna duda de que, si se opta por esta solución, se aprovechará para legalizar actuaciones dudosas.

 

Las principales son las licencias del hotel Corona-Sol y la situación de Vialia. Ambas actuaciones están claramente en el terreno de la ilegalidad y una modificación legal de calado podría ser la ocasión para legalizar a posteriori estas actuaciones. El centro comercial de la estación está amenazado como El Corte Inglés, ya que Adif ocupó terreno público con la permisividad del Ayuntamiento; y en el caso del hotel, sus promotores han incurrido en un exceso de edificabilidad y también se les ha anulado el cambio de uso que pidieron para intentar salvar la situación.

 

 

TEATRO BRETÓN, HOTEL UNIVERSAL, PARQUE MAQUINARIA

 

Pero no son los únicos. El Ayuntamiento tiene en el alero también la situación del solar del antiguo teatro Bretón, que fue derribado a toda prisa en mayo de 2009, pero que permanece vacío más de seis años después. El Ayuntamiento de Salamanca se ha inhibido por completo de dar una salida a esta situación, con un solar enorme en mal estado a 100 metros de la Gran Vía. 

 

Y lo mismo ocurre con el parque de maquinaria, una inversión que lleva parada desde 2008 y que iba a costar 3,1 millones de euros: una sentencia prohibió al Ayuntamiento construir en la zona y sacó a la luz la ocultación de un informe contrario de CHD. El antiguo Hotel Universal, en un estado lamentable y en el que el Ayuntamiento no ha obligado a ninguna actuación a pesar de su situación de ruina.

Noticias relacionadas