Mañueco ocultó los informes negativos sobre las piscinas para que no salieran en elecciones

Alfonso Fernández Mañueco y el concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez.

El equipo de Gobierno supo a principios de 2015 del mal estado de las piscinas y en junio tenía un informe que cifraba el deterioro en 6,6 millones de euros: no se conoció hasta agosto. El cálculo de lo que había que reclamar a Eulen lo tiene desde noviembre y no ha salido hasta ahora.

El equipo de Gobierno ha jugado con el escándalo del 'caso piscinas' para minimizar un posible efecto electoral. Así se desprende del calculado retraso con el que ha dado a conocer a la corporación los diferentes informes que avisaban del importante deterioro que habían sufrido estas instalaciones municipales. 

 

Según ha denunciado el concejal socialista Arturo Ferreras, las primeras voces de alarma datan de diciembre de 2014. Fue entonces cuando la nueva concesionaria, que iba a asumir la gestión con la entrada de 2015, advirtió de que el estado de las piscinas no era el que requería el contrato y que precisaba de obras muy diferentes a las de mejora que la propia empresa había ofrecido. En un informe remitido en enero de 2015 calcula que la inversión necesaria es de 3,5 millones de euros.

 

A partir de ahí, el equipo de Gobierno encarga un informe a los técnicos. Tarda varios meses en ser elaborado para no entrar en 'conflicto' con las elecciones municipales de mayo de 2015. De nuevo, el informe no se entrega hasta después de la toma de posesión del nuevo gobierno aunque desde enero de 2015 se conocía la desastrosa situación de las piscinas. Este informe eleva la factura para arreglar las instalaciones hasta los 6,6 millones de euros.

 

Ahora, de nuevo, el equipo de Gobierno ha esperado para alejar un nuevo informe sobre el desastre de las piscinas de la correspondiente fecha electoral. La oposición lleva pidiendo los datos sobre lo que se iba a reclamar desde noviembre de 2015, cuando ya existía. Sin embargo, y para evitar malas noticias en la campaña de las generales, ha estado guardado en un cajón hasta ahora. El documento cifra en 1,2 millones de euros lo que se puede reclamar a Eulen, una pequeña parte del coste real de las obras que ha habido que hacer, que ronda los 6 millones de euros.

Noticias relacionadas