Mañueco improvisa una salida al escándalo de las pintadas saltándose su propio plan y a patrimonio

El plan que ha liderado el alcalde establece la necesidad de un proyecto y la ejecución por técnicos competentes, y el Ayuntamiento ha contactado con la Escuela de Arte en su lugar. Limpiar un elemento como el verraco requiere de permiso de Patrimonio.

La oleada de pintadas en estatuas y en el entorno del Puente Romano está dejando en evidencia al equipo de Gobierno, no porque se produzcan, algo que es siempre responsabilidad de los vándalos, sino por la incapacidad para poner en marcha las soluciones que, se supone, existen. En los quince días que han pasado desde que se produjo la primera agresión, la del verraco prerromano, numerosas estatuas y las obras de arte de la exposición de Henry Moore han sufrido los ataques sin una respuesta clara por parte del Ayuntamiento de Salamanca a pesar de la existencia de un Plan de Actuación contra Pintadas Vandálicas.

 

En el pleno del pasado viernes, la concejala del área, María José Fresnadillo, explicó que se había contactado con la Escuela de Arte y con los autores vivos para pedir consejo sobre cómo limpiar las obras. Sin embargo, el plan que aprobó el Ayuntamiento hace unos años indica en varios de sus apartados que, cuando haya que llevar a cabo reparaciones, su eliminación correará a cargo de técnicos competentes en la materia. Además, se requiere proyecto técnico en algunos casos, y por el valor patrimonial sería recomendable.

 

A la oposición, como expresó el portavoz del PSOE, José Luis Mateos, no le convence la explicación. "Yo pensé que los métodos y las medidas oportunas ya los teníamos", aseguró Mateos tras preguntar en el pleno por la tardanza en limpiar la pintadas.

 

 

EL VERRACO, ¿SIN PERMISO DE PATRIMONIO?

 

En cuanto al otro caso, el del verraco, no está claro que el Ayuntamiento haya seguido los procedimientos marcados. Fue el primero que sufrió las pintadas, y el primero que se limpió, pero no se sabe cómo. Y eso es algo importante porque se trata del bien patrimonial con la mayor protección de Salamanca y el proceso para reparar una agresión de este tipo requiere de permisos y una intervención especializada.

 

 

Según el plan liderado por el alcalde Fernández Mañueco, con carácter general, será preceptiva la autorización previa de la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural para proceder al tratamiento y la limpieza de los bienes agredidos declarados de interés cultural y restos arqueológicos inmuebles. Además, este tipo de bienes requerirán un proyecto técnico y la eliminación de las pintadas a cargo de técnicos competentes en la materia.

 

El grupo municipal de Ciudadanos ha preguntado al equipo de Gobierno si se ha cumplido con este trámite del permiso de la comisión de Patrimonio y la respuesta, según el portavoz Alejandro González, es que se cuenta con un permiso permanente para hacerlo. La normativa no recoge ninguna excepción a la obligatoriedad del permiso de patrimonio.