Mañueco estrena el nuevo parque del Tormes sin terminar y dentro de plazo electoral

El alcalde visita de nuevo una obra municipal abierta a falta de remates: el parque del arroyo del Zurguén, estrenado sin zonas verdes y con dos semanas más de obras por delante.

La frenética carrera que está protagonizando el Ayuntamiento de Salamanca por estrenar algunas de las obras que se han reservado para los compases finales de la legislatura ha tenido este sábado una nueva etapa. Y como ocurrió con el aparcamiento de la calle La Radio, y se repetirá con La Alamedilla y la ciudad deportiva de La Aldehuela, la obra de turno luce menos flamante de lo que debería por la premura de fechas. El motivo no parece otro que la limitación, vigente a partir del próximo martes, que impedirá 'cortes de cinta' y otros actos inaugurales de sesgo electoralista.

 

Bajo este signo se ha estrenado esta mañana el nuevo parque del río Tormes, que será bautizado en próximas fechas en honor de algún personaje de la cultural salmantina. Se trata de una superficie de 28.000 metros cuadrados que incluye un auditorio al aire libre, con escenario cubierto, para mil personas, zonas infantiles, carril bici y otros equipamientos. Para la ocasión se ha organizado un cuentacuentos y un concierto de la banda municipal, una convocatoria que ha reunido a numerosas personas, con muchos niños, en el lugar. En su día de estreno ha estado muy concurrido. A los actos ha acudido el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, que ha recorrido el lugar saludando a los asistentes.

 

Sin embargo, no se puede decir que el parque esté terminado. Muchas de las zonas verdes prometidas no lo son porque están recién sembradas (los carteles así lo anunciaban) y todavía habrá que esperar para que luzcan césped; lo mismo ocurre con las zonas con plantas. El 'skate park' está aislado porque no se ha rematado su urbanización; el carril bici ha ganado recorrido dentro de parque, pero acaba directamente en la carretera; y el arbolado es todavía muy esencial. El motivo es que la obra tenía unos plazos ajustados y, según el Ayuntamiento, no se han cumplido por culpa del mal tiempo.

 

El proyecto se adjudicó en noviembre y se firmó contrato el día 13 de ese mes. En principio, se había previsto 5 meses de plazo de obra, como se decía en una primera versión de esta información, pero la empresa que se lo adjudicó ofreció terminarla en tres meses y 23 días, plazo ya cumplido. Preguntado por la velocidad de las obras y los plazos, Fernández Mañueco, ha asegurado que se le ha dado a la empresa constructora dos semanas más de plazo para acabar alegando el mal tiempo del invierno, lo que confirma que la obra se estrena con trabajos pendientes. En todo caso, el ritmo de trabajo ha sido frenético en las últimas semanas y en poco más de mes y medio el nuevo parque, todavía no terminado, ha emergido junto al Tormes.

 

La carrera de visitas a obras seguirá esta próxima semana con una visita el lunes a la reforma del parque de La Alamedilla, otra de las obras que se quería estuviera terminada antes de las elecciones y que no parece en disposición de ser disfrutada por los ciudadanos. Y muy probablemente con la ciudad deportiva de La Aldehuela.