Mañueco echa a la patronal Confaes del consejo de ciudad

El presidente de Confaes, Juan Manuel Gómez, y el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, en una reunión.

El alcalde obvia la invitación a la histórica confederación, que está facultada para acudir y ya tenía representante, y usa a su favor el reglamento del consejo de ciudad para dejarla fuera a la espera de las cifras de la 'otra' asociación.

El Ayuntamiento de Salamanca ha maniobrado para echar a Confaes del consejo de ciudad y así intentar hacer un hueco a la patronal 'favorita' de Alfonso Fernández Mañueco, Empresarios de Salamanca, saltándose todos los procedimientos y volcando a su favor el reglamento del que es el órgano de participación más importante de Salamanca. Aunque antes de final de año solicitó y aceptó el nombramiento de un representante de Confaes, durante meses ha tenido parado el consejo hasta que, coincidiendo con la aparición de la pretendida nueva confederación, ha vuelto a dirigirse a la patronal histórica con nuevas exigencias y la amenaza de la exclusión.

 

Según los documentos a los que ha tenido acceso TRIBUNA, los hechos son los siguientes. El 9 de noviembre el Ayuntamiento de Salamanca remite una misiva a Confaes en la que le se solicita que comunique el nombramiento del representante que le corresponde por reglamento en el consejo de ciudad, y también de un posible suplente. Es, entonces, el propio consistorio quien, sin ninguna condición adicional, le solicita a Confaes que nombre un vocal.

 

Tras la aprobación por sus órganos directivos, día 11 de diciembre, Confaes da contestación a la carta recibida y procede a nombrar como representante a su recién elegido nuevo presidente, Juan Manuel Gómez, y como suplente a Agustín Lorenzo, miembro de su directiva. El trámite se cumple una vez se han celebrado las primeras reuniones de los órganos internos de la patronal ya que se habían producido unas elecciones.

 

Ese día 11 de diciembre Confaes tiene nombrado un representante en el consejo de ciudad, cumpliendo con la solicitud del propio Ayuntamiento. El consistorio habría llevado a cabo el mismo trámite con otras entidades que, por reglamento, tienen derecho a una silla en este consejo municipal y, por lo tanto, estaba todo listo para poder constituirlo como ya demandaba la oposición

 

Sin embargo, cuatro días después, el 15 de diciembre, echa a andar Empresarios de Salamanca, la pretendida nueva patronal formada por la asociación de hostelería o la de comercio Aesco tras su 'espantada' de Confaes. Desde el primer momento el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, manifiesta su deseo de contar con esta 'nueva' confederación y para ello espera acontecimientos porque entonces no estaba siquiera registrada.

 

El día 2 de febrero ya les recibe en el Ayuntamiento de Salamanca en una visita casi con honores, salida al balcón incluída. La nueva entidad queda oficialmente registrada al día siguiente, 3 de febrero, pero de momento y hasta hoy, funciona con una gestora a la espera de elegir a su primera directiva. Pero ya se mueve en las instituciones: se reúne con partidos, con la Junta, con la Diputación... y al hilo del interés de Mañueco por contar con ellos hace una solicitud para entrar en el consejo de ciudad.

 

El día 4 de abril Confaes recibe una carta del Ayuntamiento que cambia por completo la situación. En la misiva se les confirma que Empresarios de Salamanca ha solicitado su interés en integrarse en el consejo de ciudad; el reglamento contempla sólo la presencia de un vocal de la organización empresarial más representativa y, según se cita en la misiva, la concejal de participación social, Carmen Sánchez Bellota,da instrucciones para que se solicite un certificado sobre cuántas empresas de la capital pertenecen a Confaes.

 

Dos días después, el 6 de abrill, la propia Sánchez Bellota dirige un correo electrónico a la cuenta de un miembro de Confaes recordando la petición y con una advertencia: "Entendiendo que de no comunicar dicha representatividad a la mayor brevedad, se desestima poder fomar parte de la misma". La comunicación obvia todos los plazos y procedimientos legales y llega cuando el equipo de Gobierno ya tiene decidido que quiere convocar, después de diez meses 'muerto', el consejo de ciudad.

 

Confaes, por supuesto, ha manifestado al Ayuntamiento de Salamanca que en ningún momento ha renunciado a su participación en el consejo de ciudad, que el nombramiento que hizo de su presidente como vocal es efectivo y que, al margen de representar a más de 40.000 trabajadores (la 'otra' confedefación ha publicitado que tiene a 30.000), está reconocida por CEOE, Cepyme y Cecale, agrupa a 52 sectores en 55 asociaciones, negocia 15 convenios colectivos y representa los intereses de los empresarios salmantinos en más de 40 comisiones de organismos oficiales.

 

Sin embargo, Confaes no se ha sentado en el consejo de ciudad porque no ha recibido invitación para ello. La 'otra' asociación, Empresarios de Salamanca, dice haber certificado su representatividad, pero no aclara cómo; y asegura que los servicios jurídicos del Ayuntamiento trabajan para aclarar si tiene o no un sitio en el consejo, a pesar de que antes se le pidió a Confaes. Expertos en la materia aseguran que el Ayuntamiento no está facultado para certificar si esta asociación es o no representativa de su colectivo.

Noticias relacionadas