Mañueco dixit: "Hay edificios que tienen edificabilidad, se solicita la licencia y se puede hacer el cerramiento"

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, durante su intervención.

Hace un año el alcalde de Salamanca prometió sacarnos de nuestra equivocación y defendía la posible legalidad del ático de su amigo personal. Hoy sabemos que el equivocado era él: un informe del Ayuntamiento desmonta todos sus argumentos.

"Con estas aclaraciones le saco de su equivocación". Este fue el colofón con el que el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, redondeó la explicación que el día 5 de diciembre de 2014 dio para intentar desacreditar la información de TRIBUNA en la que se denunciaba la ilegalidad manifiesta del cerramiento del ático del jefe de Fomento de la Diputación. Sin embargo, lejos de aclarar nada el tiempo ha demostrado la auténtica equivocación residía en todos los argumentos que ofreció, sin excepción, para 'salvar la cara de su amigo personal.

 

Un día después de publicar TRIBUNA su información sobre el jefe de área, señalado por el escándalo de los presuntos contratos irregulares de la Diputación, este medio quiso saber qué medidas iba a tomar el Ayuntamiento de Salamanca y decidió preguntar directamente a Fernández Mañueco. Aquí se puede ver su respuesta completa y sin cortes. El alcalde, que se comprometía a esclarecer la situación, decidió 'echar un capote' a su declarado amigo personal e intentó desmontar la información de este medio. Pero eligió argumentos técnicos que, a día de hoy, han desacreditado los técnicos municipales en materia de urbanismo. Eso es lo que dijo.

 

"Hay algunos edificios que no han agotado toda la edificabilidad y podrían realizar esos cerramientos". Según el informe de urbanismo, no es el caso, porque el edificio en el que está el ático del jefe de Fomento tenía agotada su edificabilidad y no había margen para más. Algo habitual en una construcción céntrica donde los metros edificables son 'oro'. En todo caso, esta edificabilidad extra disponible sería propiedad de toda la comunidad y no solo del vecino del ático.

 

"Hay edificios que tienen edificabilidad, se solicita la licencia y se puede hacer el cerramiento". Según el informe de urbanismo, no consta petición de licencia alguna para hacer esta construcción. En todo caso, no se podría haber concedido porque, según la normativa urbanística, en la planta ático de un edificio la superficie ocupada por la edificación se destinará a azotea, no pudiendo ser objeto de acritalamiento, ni incorporar elementos estructurales o decorativos. Es decir, el cerramiento no se podía hacer de ningún modo.

 

En su información de aquel día 4 de diciembre, TRIBUNA incidía precisamente en estos dos aspectos. En dos párrafos en la información se explica: "El PGOU establece que en la planta ático de un edificio la superficie ocupada por la edificación se destinará a azotea" y "esta actuación constituye un aumento irregular de la superficie computable amparada por la licencia de construcción original del edificio". Dos aspectos que confirman el rigor de aquella información, argumentos que Fernández Mañueco tildó de "equivocación" y que se han demostrado totalmente ciertos.