Mañueco da un paso hacia la ilegalidad para colar a 'su' patronal en el diálogo social

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, en una comparecencia reciente.

El alcalde hace oficial su pretensión de sentar a la pretendida nueva patronal en la mesa del diálogo social cuando no tiene ni directiva. Confaes le advirte que realmente esa asociación no existe y los sindicatos no la reconocen.

El alcalde de Salamanca ha dado un paso claro en dirección a una ilegalidad, y ha dejado constancia escrita de ello. Ha sido en una carta remitida hace unos días a los legítimos integrantes de este foro, los sindicatos UGT y CCOO y la patronal auténtica, la Confederación de Organizaciones de Empresarios Salmantinos (Confaes), en la que Fernández Mañueco ho deja lugar a dudas sobre su intención de dar una silla a la nueva asociación empresarial a pesar de que, a día de hoy, no tiene siquiera una directiva elegida.

 

Esta aspiración es evidente desde el primer día que se constituyó esta nueva asociación y que se puso de manifiesto con la recepción 'con honores' que les dispensó el alcalde en el Ayuntamiento el día 2 de febrero, sólo unos días después de presentarse en sociedad. Y que ha llegado al alcalde al punto de ponerse en evidencia con una carta en la que solicita a sindicatos y Confaes la inclusión en la mesa de la que Fernández Mañueco llama "nueva organización empresarial". Esta es la carta.

 

 

Una organización que carece de directiva a día de hoy, constituída hace escasas semanas y que no muestra una acción común, ya que no comparten servicios, personal ni actividades: de hecho, sus dos principales patas, Aesco y la asociación de hostelería, siguen funcionando como entes independientes.

 

 

UNA MESA CERRADA

 

La mesa del diálogo social de Salamanca se formó como un foro estable en julio después de cuatro años de ostracismo por parte de Mañueco, que se negó a convocarla en toda su primera legislatura. Y se constituó por CCOO, UGT, Confaes y el Ayuntamiento, sin que cupieran más incorporaciones a pesar de que se pretendieron. Así se lo han puesto de manifiesto todas las partes implicadas, que han advertido al alcalde por activa y por pasiva de que no es él quien elige quién forma parte del diálogo social, sino que está marcada por ley. La norma, de ámbito regional, establece que la mesa la forman la administración, los dos sindicatos mayoritarios y la patronal autonómica Cecale. Y en su traslado a las provincias son los ayuntamientos y diputaciones, los mismos sindicatos y las confederaciones que dictamine Cecale.

 

A día de hoy, y en Salamanca, ese papel corresponde a Confaes que es la única organización empresarial a la que la patronal autonómica, que forma parte a su vez de la nacional CEOE y de CEPYME, reconoce su condición de máxima representatividad. Algo que se traduce en la representación de miles de empresas y trabajadores en Salamanca en cuestiones como la negociación colectiva. Este reconocimiento lo refrenda no sólo Cecale, sino también los propios sindicatos en Salamanca que, hace unas semanas, aclararon al alcalde que sólo admitirán a Confaes en la mesa del diálogo social.

 

 

'NO' DE SINDICATOS Y PATRONAL

 

Es decir, que la pretensión del alcalde de 'colar' a su asociación 'favorita' no sólo es ilegal, sino que ha topado con la negativa de los otros integrantes: los sindicatos ya han manifestado que no van a aceptar lo que pretende hacer Mañueco y avisan que están facultados para convocar el diálogo social, ya que no es una facultad del Ayuntamiento, y que lo harán antes de que acabe marzo. Por su parte, Confaes no sólo ha rechazado la pretensión de Mañueco, sino que ha ido más allá: le ha advertido que la asociación a la que tanto defiende no existe.

 

El alcalde esgrime que el día 21 de diciembre la nueva organización ya se dirigió a él para presentarse y que dicen tener una amplia representatividad. Sin embargo, Confaes apunta a Fernández Mañueco que, con esa fecha, no existe niguna asociación registrada oficialmente con el nombre Confederación Empresarios de Salamanca. A día de hoy, tampoco ha comunicado la formación de junta directiva y está comandada por una gestora.