Mañueco da más peso a fundaciones y sociedades municipales para reducir el control de la oposición

Alfonso Fernández Mañueco y el concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez.

El Ayuntamiento traslada a la sociedad de turismo, la fundación de cultura o el patronato de la vivienda buena parte de las inversiones y principales proyectos. Evita rendir cuentas cada mes en el pleno: la oposición advierte que es una forma de escapar al control y la transparencia.

La nueva situación en el pleno del Ayuntamiento de Salamanca tras las elecciones del pasado mes de mayo ha obligado al alcalde a reservarse algunas parcelas de poder para lograr el margen de maniobra que su situación de minoría le niega. Así lo ha hecho con los decretos de alcaldía, 6.000 decisiones de toda índole, desde lo más burocrático al nombramiento de personas de confianza, que escapan al control de la oposición: solo les llegan resúmenes de una línea.

 

Ahora, la presentación de los presupuestos deja al descubierto un nuevo giro para asegurarse un mayor margen de decisión: engordar los presupuestos y atribuciones de las fundaciones y sociedades municipales. Así se ha hecho con la sociedad de turismo, el patronato de vivienda o la fundación de cultura, que toman un papel protagonista en muchos de los proyectos del año que viene y que reciben aumentos de presupuestos en consonancia.

 

La Sociedad Municipal de Turismo, Promoción y Comercio asumirá un aumento de 523.000 euros para superar los dos millones de euros de presupuesto (2.076.633, exactamente): un tercio más que este año. Ese aumento procede del Ayuntamiento de Salamanca y servirá para que, a través de ella, se gestione un plan de competitividad turística y mejorar las actuaciones en competitividad del turismo de congresos; suma otra cantidad de 60.000 euros para turismo gastronómico.

 

El Patronato Municipal de la Vivienda asumirá 11 de los 30 millones de euros previstos para inversión, que gastará en la pormoción de vivienda (4,7 millones) y para pagar los 6 millones de euros de uno de los proyectos estrella, el del Victoria Adrados. Y la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes asumirá proyectos como el de las ludotecas, con 192.000 euros, o el proyecto para retener talento investigador con Fecyt, con una aportación de 300.000 euros.

 

 

MENOS CONTROL

 

En todos los casos, estas fundaciones y sociedades se nutren casi al 100% de las aportaciones del Ayuntamiento, es decir, funcionan con dinero público, pero la gestión a través de ellas es menos estricta que si se hace directamente y tiene menos controles. De tomar decisiones directamente en cualquiera de las materias o proyectos, tendría que dar cuenta casi mensualmente en el pleno y semanalmente en comisiones, pero al hacerlo a través de las entidades dependientes basta con hacerlo en órganos como patronatos, que se reúne un par de veces al año, o consejos, donde el control es menor.

 

Esto es lo que denuncian los grupos de la oposición, que este lunes han pedido al equipo de Gobierno no solo el proyecto de presupuesto municipal, sino las cuentas de las entidades dependientes donde tienen menos posibilidad de control a pesar de que ahora están presentes en sus órganos de gestión. A PSOE, Ciudadanos y Ganemos no les parece adecuado que se siga ampliando el presupuesto y facultades de estas entidades dependientes del Ayuntamiento porque es una forma de escapar a la fiscalización del Ayuntamiento. Engordar su presupuesto es trasladar buena parte de las decisiones fuera del control de la corporación.

Noticias relacionadas