Mañueco cede y se reunirá con los sindicatos para negociar la productividad

Empleados que se han concentrado esta mañana en Íscar Peyra.

Los representantes sindicales consiguen una reunión con el alcalde, que les expresará directamente la postura del Ayuntamiento ante la reivindicación de recuperar el pago de la productividad a la que renunciaron en 2010.

700 FIRMAS

 

Los representantes sindicales de las cinco centrales con presencia en el Ayuntamiento de Salamanca han entregado un total de 700 firmas recogidas entre los trabajadores para exigir que se reintegre el complemento de productividad al que renunciaron en sus salarios. La recogida de firmas ha sido un éxito ya que el número de empleados municipales ronda el millar.

Las protestas de la última semana, con dos concentraciones y una sonora reivindicación en el pleno, han valido a los sindicatos representados en el Ayuntamiento de Salamanca para conseguir lo que pedían: una reunión con el alcalde. Así lo ha confirmado el propio Fernández Mañueco esta mañana en un acto del PP dentro de su candidatura a un segundo mandato. Acto en el que ha hablado de diálogo y participación y en el que ha admitido que se reunirá con los representantes de los trabajadores municipales, aunque no ha precisado fecha. 

 

De este modo, los representantes sindicales consiguen la principal de sus reivindicaciones, que era la apertura de una mesa de negociación para plantear la recuperación de la productividad, un complemento dentro del salario al que renunciaron el 2010, según han explicado, por responsabilidad y para favorecer la mejoría de las cuentas municipales; la parte a la que renunciaron se cifra en unos mil euros por trabajador y año, lo que eleva lo pendiente a 5.000 euros tras haber quedado en suspenso.

 

Ahora habrá que ver en qué términos se produce la negociación. Los sindicatos quieren recuperar este mismo año la vigencia de este complemento, al que renunciaron con el objetivo de retomarlo cuando mejorara la situación económica; y, como punto de partida, quieren establecer las fórmulas para que los trabajadores municipales recuperen todo el poder adquisitivo perdido estos años, lo que implicaría abonar con efecto retroactivo lo no percibido todos estos años.

 

Hasta ahora la reivindicación, que se puso en marcha una semana atrás, se había movido por el terreno del desacuerdo total entre sindicatos y equipo de Gobierno. Las centrales habían exigido al Ayuntamiento que cumpliera su parte del trato, y a su vez Fernández Mañueco había hecho lo propio al tiempo que pedía "seriedad" a los sindicatos. Las dos concentraciones y la protesta en el pleno del pasado viernes han evidenciado la lejanía de las posturas que, ahora, pueden empezar a acercarse.