Mañueco asegura que hasta 2022 no subirá los impuestos salvo el IPC

El Plan de Ajuste prevé reducir en más de 85 millones de euros la deuda municipal en diez años y garantiza, además, una inversión de 146 y un ahorro de 58
El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, y el concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez, han presentado hoy el Plan de Ajuste que el Ayuntamiento de Salamanca ha elaborado para optar al sistema de pago de proveedores, tal y como establece el Real Decreto Ley 4/2012, de 24 de febrero, del Ministerio de Hacienda motivado por la crisis económica y la caída de los ingresos corrientes.

El Gobierno municipal ha elaborado este plan, que tiene un horizonte de diez años, hasta 2022, con responsabilidad, transparencia y realismo para cumplir los objetivos marcados por el Ministerio y trabajar con cuentas claras y saneadas.

En buena parte, el Plan de Ajuste recoge medidas ya planteadas por el equipo de Gobierno en el Plan de Austeridad que presentó hace unas semanas, por lo que ya tiene algo de trabajo adelantado. Los dos planes son complementarios.

Este Plan de Ajuste se ha elaborado con previsiones, por lo que no es un plan cerrado. Según avance el tiempo y cambien las situaciones y los escenarios, podrán ajustarse los datos del plan. Por lo tanto, pueden añadirse nuevas medidas que se vean necesarias para cumplir los objetivos, y puede que alguna que está se elimine o se sustituya
Con este Plan de diez años, explicó Fernández Mañueco, se quiere cumplir un decálogo de cuentas claras:

1- Déficit cero o superávit. Cumpliremos con los objetivos de estabilidad presupuestaria y en los próximos 10 años los presupuestos tendrán déficit cero o superávit

2- Acompasar gastos e ingresos y garantizar el pago a los proveedores en un plazo de 45 días

3- Reducir el endeudamiento 85 millones de euros. Esta reducción llevará a una ratio de endeudamiento de 32,5 por ciento en diciembre 2022, lo que supone una reducción de casi 70 puntos con respecto a la de diciembre de 2012.

4- Garantizar una inversión de 146 millones de euros, como mínimo, sin tener en cuenta posibles incrementos por cuatro vías: el Patronato de Vivienda, la venta de inmuebles municipales, concesiones de obra pública y, por último, las subvenciones del Estado o la Junta de Castilla y León.

5- Obtener un ahorro de 58 millones de euros.

6- No recurrir a préstamo a partir de 2020 y cubrir todas las inversiones con recursos propios.

7- Garantizar y consolidar el gasto social.

8- Mantener el número de servicios públicos y su calidad: se mantendrán guarderías, bibliotecas, escuelas de música, instalaciones deportivas, centros cívicos…incluso puede ampliarse alguno con las inversiones. La prioridad será el mantenimiento del empleo en los servicios públicos.

9- Control del gasto corriente, ajustándolo como máximo al IPC.

10- Impuestos: Los salmantinos no tendrán que hacer esfuerzos adicionales a los que ya están realizando en 2012 hasta el año 2022, salvo los derivados del ajuste del IPC cada año, del incremento de la tasa de basuras un 2,8 por ciento por el nuevo Impuesto de Residuos autonómico y del aumento de determinados precios públicos relacionados con servicios no básicos.

Para lograr estas cifras limpias, el Ayuntamiento de Salamanca está obligado a tomar una serie de medidas para reducir el gasto e incrementar los ingresos.

En este sentido, Fernando Rodríguez ha anunciado que el Ayuntamiento primará las bajas en la adjudicación de obras, con lo que pretende reducir el gasto en este concepto en 610.000 euros anuales, y encargará la dirección de obras a personal municipal.

Amortizará las plazas vacantes no imprescindibles, lo que permitirá un ahorro de más de 670.000 euros, y reducirá el coste sanitario de personal al integrar al colectivo de funcionarios anteriores a 1993 en la Seguridad Social, lo que permitirá otro ahorro de 590.156 euros anuales.

El Ayuntamiento de Salamanca reducirá también en 490.000 euros anuales el gasto en la contratación de la telefonía fija y móvil; aprobará un Plan Municipal de Ahorro y Eficiencia Energética con 230.000 euros anuales de ahorro; y revisará los arrendamientos a terceros, que permitirá un ahorro de 80.500 euros anuales.

Fernando Rodríguez ha explicado que el Consistorio salmantino mejorará, además, la eficiencia de la prestación de transporte urbano y la recogida de basura. Esta medida permitirá, manteniendo la calidad del servicio, reducir el gasto en más de 3,7 millones de euros anuales.

En materia de ingresos, el concejal de Hacienda ha explicado que se mantendrá el nivel actual del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) hasta 2022 con las actualizaciones anuales del IPC, de modo que los ciudadanos no tendrán que hacer más esfuerzo que el que realizan en la actualidad con este impuesto.

Para hacer frente al sobrecoste en el Servicio de Recogida de Basura por el Impuesto de Residuos de Castilla y León, el Ayuntamiento de Salamanca repercutirá la subida en la tasa de basuras, con un 2,8 por ciento.

Asimismo aumentará el precio de algunos servicios públicos no básicos para rebajar el déficit en su prestación, como las Escuelas Municipales de Música, las instalaciones deportivas, la recogida de cenizas y escorias y Escuelas Infantiles, entre otros. En el caso de las Escuelas Infantiles, el edil de Hacienda ha apostillado que se tendrá en cuenta las economías familiares.