Mañueco arranca una legislatura en minoría y con la vigilancia de la oposición en todos los órganos

Mañueco, dirigiéndose a la corporación saliente este viernes. Foto: I. de la Calle

Alfonso Fernández Mañueco afronta la primera experiencia de su carrera política en la que está en minoría. Ha necesitado a Ciudadanos para volver a tomar el bastón de mando y tendrá que dialogar y ceder con una oposición con posibilidades de 'tumbar' decisiones.

El Ayuntamiento de Salamanca acoge a partir de las 12 del mediodía de este sábado la constitución de la nueva corporación para la próxima legislatura. Un acto con muchas novedades porque va a ser el primer reflejo en el consistorio de unas elecciones municipales que han dibujado un pleno fragmentado y con más fuerzas que nunca, una situación que propicia una investidura que será plácida solo gracias a Ciudadanos.

 

Tras protagonizar la mayor pérdida de concejales y electorado de las capitales de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco ha tenido que buscar la complicidad de uno de los nuevos grupos, Ciudadanos, que propiciará con su abstención la investidura del número uno del PP. Eso sí, al contrario que hace cuatro años, no será con la contundencia de la mayoría absoluta del PP, sino en con cuatro votos de un grupo ajeno. Es la primera vez en su trayectoria política que tiene que manejar o participar en una minoría: ni en la presidencia de la Diputación (hace 20 años), ni en el Gobierno de la Junta ni en Cortes como procurador ni en el Ayuntamiento estos cuatro años ha tenido que gobernar de otra manera que no fuera la mayoría absoluta.

 

 

OPOSICIÓN VIGILANTE

 

El resultado de las elecciones le ha obligado a concesiones que nunca ha tenido que hacer. Las comisiones informativas tendrán que reflejar proporcionalmente la composición del pleno y dejará en minoría al equipo de Gobierno; lo mismo en la Junta de Gobierno, donde al menos se reservará el voto; y en el pleno, donde tendrán que volver muchas de las competencias y decisiones que se llevó Mañueco a la junta de gobierno. Cierto es que tendrá el apoyo de C's, pero también a los otros dos grupos escudriñando cada decisión en los órganos de gobierno y en las fundaciones y sociedades municipales, donde el PP ya no tiene capacidad de negarle el acceso.  Una actitud que ahora se podrá ver refrendada con mayores posibilidades de fiscalizar, algo que hasta ahora ha impedido el rodillo popular.

 

Esto le va a obligar no solo al diálogo, sino también al acuerdo, algo que se ha visto con poca frecuencia en los últimos cuatro años. La legislatura la ha terminado peleado con los sindicatos de los empleados del Ayuntamiento, con Policía Local, Bomberos, patronal, Cámara de Comercio, algunos colectivos vecinales... y muchos de los acuerdos se han movido en el esquema de rechazo de iniciativas del PSOE que luego se han retomado como propias. El discurso de Fernández Mañueco insistirá, probablemente, en que es la lista más votada y en el mandato de diálogo y acuerdos.

 

Con todo, lo que tiene por delante es una oposición que, por primera vez desde el primer mandato de Julián Lanzarote, supera en número al gobierno popular. Con C's tiene un acuerdo, pero los 'naranjas' exigen cumplir lo pactado: la tranquilidad de Mañueco dependerá más que de su poder de convicción, de lo atado que tenga el acuerdo.

 

 

LA OPOSICIÓN MÁS NUTRIDA

 

Ciudadanos tuvo también la opción de aliarse con PSOE y Ganemos para hacer alcalde al candidato socialista Enrique Cabero, pero finalmente se decantó por el PP. La decisión, lejos de lo que parecía, se tomó no en clave nacional, sino por la agrupación local, que durante la campaña y precampaña destacó por insistir en la necesidad de un cambio y regeneración, pero que ha acabado propiciando la continuidad de Fernández Mañueco como alcalde.

 

La elección de los 'naranjas' ha dejado sin posibilidades a Enrique Cabero, auténtico hombre de diálogo, que se postuló como candidato a alcalde y pidió para ello el apoyo de Ciudadanos y Ganemos. La agrupación de electores ha sido la otra sorpresa de las elecciones y entra por primera vez con cuatro concejales y un programa amplio y elaborado de forma participativa en el que han incidido en las medidas de apoyo a los ciudadanos y contra la corrupción y el clientelismo. Dieron su apoyo a Cabero, pero la negativa de Ciudadanos desbarató la opción de un cambio real de gobierno.

Noticias relacionadas