Mañueco acordó en secreto con los sindicatos antes del 24M un aumento de retribuciones para los empleados municipales

Las cinco fuerzas sindicales y el PP llegaron a un acuerdo el día 8 de mayo, en plena precampaña, para aportar 300 euros al fondo de pensiones y 200 euros de productividad a cada trabajador este mismo año. No informaron al resto de partidos y ahora quieren que la oposición lo asuma.

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, aprovechó los días previos a las elecciones para llegar en secreto a un acuerdo con los sindicatos de los trabajadores del Ayuntamiento. Un entendimiento sin testigos que costará unos 500 euros por trabajador solo este año si finalmente se hace efectivo. Lo que de cara al exterior parecían posiciones irreconciliables y la ruptura de la negociación para recuperar el pago de la productividad, se tradujo a pocos días de las votaciones en un acuerdo del que nada ha trascendido. Hasta ahora.

 

Hace unos días los responsables de los grupos de la oposición recibieron una carta con el membrete de los cinco sindicatos que ostentan la representación de los trabajadores en el Ayuntamiento de Salamanca. En la misiva, se les emplazaba a una futura reunión que, finalmente, se va a celebrar hoy jueves. El contenido: un acuerdo sobre las retribuciones al personal del Ayuntamiento. Acuerdo del que nadie sabía nada hasta ahora, salvo sus firmantes y protagonistas.

 

Según la misiva, el acuerdo se alcanzó el pasado 8 de mayo en la mesa negociadora del Ayuntamiento de Salamanca. Curiosamente, los sindicatos dieron públicamente por rotas ya en puertas de las elecciones, a finales de marzo, tras negarse el propio alcalde a negociar en ese momento la productividad, un complemento que se había eliminado tres años atrás y que los sindicatos querían recuperar para los trabajadores municipales. En el intercambio de conversaciones el alcalde instó a los sindicatos a cumplir sus compromisos como él hacía y se negó a los sindicatos la posibilidad de pagar la productividad. La disputa tuvo varios capítulos, con concentraciones ante la sede de Íscar Peyra y una protesta en el pleno el día 6 de marzo en la que estuvierion presentes representantes de todas las fuerzas sindicales.

 

Imagen de la protesta en el pleno el día 6 de marzo. Foto: F. Oliva

 

Sin embargo, finalmente hubo acuerdo, eso sí, en secreto. El pacto incluye compensar a cada uno de los trabajadores con una aportación de 300 euros al plan de pensiones municipal y otros 200 de productividad por calidad; en total, 500 euros anuales. Estos conceptos están entre los que habían demandado los sindicatos como productividad que no se ha pagado estos últimos tres años, y que calculan supone unos mil euros de minoración de ingresos para cada trabajador. La aportación al plan de pensiones, que era de 100 euros/año, se paró los tres últimos ejercicios, igual que los conceptos de productividad por los objetivos alcanzados en el servicio público.

 

Los portavoces de la oposición tendrán ocasión de pedir explicaciones hoy ya que es uno de los temas que va a la comisión extraordinaria de Hacienda que también tratará la decisión de dejar el IBI como está. Y posteriormente tienen la reunión con los propios sindicatos. Los portavoces consultados no tenían muchos datos y el del PSOE, José Luis Mateos, asegura que no tenía conocimiento de este acuerdo hasta que le llegó la carta hace unos días.

 

Ahora habrá que ver si los grupos de la oposición están dispuestos a asumir un acuerdo preelectoral tomado cuando el gobierno municipal ya estaba en funciones y por parte de uno de los candidatos. La recuperación de las retribuciones es una propuesta generalizada, pero el problema es si PSOE, Ciudadanos y Ganemos están conformes con los términos y las formas, y con que se les quiera imponer este pacto.