Mañueco: 100 días bajo el 'shock' de la minoría

Mañueco, durante una rueda de prensa ofrecida en el Ayuntamiento (Foto: F. O. L.)

El segundo mandato de Fernández Mañueco empieza marcado por la escasez de iniciativas, ninguna de calado, y con el protagonismo total de la oposición en cuanto a propuestas. El equipo de Gobierno parece todavía en fase de adaptación a su nueva posición política.

La falta de propuestas trascendentes (o no), refrendada en el hecho de que los grupos de la oposición hayan asumido gran parte de las iniciativas, pone de manifiesto la cierta parálisis en la que se encuentra el equipo de Gobierno y que ha protagonizado sus 100 primeros días. Una situación que se puede explicar por el 'shock' que ha supuesto para Fernández Mañueco tener que gobernar, por primera vez en su trayectoria política, en minoría y teniendo que tener en cuenta al resto de formaciones políticas, que han demostrado una mayor adaptación a las nuevas circunstancias.

 

A día de hoy, brillan por su ausencia las propuestas del equipo de Gobierno. Apenas se pueden contar las obras de las nuevas aceras y los rebajes de bordillos, que venían de la anterior legislatura, el pacto contra la violencia de género o algunos contratos como los del plan contra los reventones. Es casi tan poco como hace cuatro años, cuando Fernández Mañueco empezó revirtiendo algunas de las decisiones de su antecesor. Pero esta vez apenas si hay siquiera anuncios.

 

El resto, casi la totalidad de las iniciativas, tienen su origen en los tres grupos de la oposición que han asumido un protagonismo que el grupo popular ha sido, de momento, incapaz de gestionar. Bien obligado por su 'socio' de investidura, Ciudadanos, forzados por las circunstancias o superados por la iniciativa de la oposición, el equipo de Gobierno parece ir a remolque.

 

Así ha ocurrido con la puesta en marcha del diálogo social, exigencia de todos los grupos y en especial de Ciudadanos que el PP torpedeó primero, para salirse después con la suya; con la retirada al dictador Francisco Franco de la medalla de oro de la ciudad; o con las pequeñas rebajas de impuestos anunciadas. Todas han sido condiciones marcadas por C's para propiciar la investidura de Fernández Mañueco.

 

Las circunstancias han marcado otros movimientos como los cambios contra el desfase de las despedidas y las fiestas sexuales, iniciativa que el equipo de Gobierno hizo cuando ya era un escándalo nacional y que también han capitalizado los grupos de la oposición, que se han negado a que la solución fuera un plan de ocio nocturno de hace dos años o solo retoques en las ordenanzas y aspiran a algo más profundo. O con el 'agujero' en las piscinas, que han cambiado de manos sin que la anterior concesionaria se haya hecho cargo de las millonarias obras a las que estaba obligada: 6,5 millones que la oposición se ha negado a regalar.

 

Y se ha visto superado por los grupos de la oposición en numerosos frentes hasta el punto de tener que asumir una comisión de investigación sobre el Grupo SIETE de la Policía Local (adornada con una información interna sobre el jefe del cuerpo); o una moción sobre el Hospital en la que Fernández Mañueco se llevó su primer 'revolcón' en un tema que todavía dará de sí: el alcalde tendrá que adaptarse al radical cambio que le ha obligado la oposición en la exigencia del Ayuntamiento hacia la Junta en esta materia.

Noticias relacionadas