Mantiene el vuelo

TERCERA VICTORIA DE LA UDS. El Salamanca aprovecha un disparo de Perico, rechazado por un defensa, para volver a sumar tres puntos y situarse con diez de los doce. DE MÁS A MENOS.
ÁREA 11 / HUESCA

La Unión Deportiva Salamanca suma y sigue con las alegrías. Unas más merecidas, otras no tanto; unas más lucidas, otras algo menos, pero, al fin y al cabo, alegrías que después de lo sufrido la temporada pasada siempre vienen bien y siguen aumentando la confianza de este grupo.

En El Alcoraz, el Salamanca logró una victoria de rebote en un partido en el que estuvo a merced del Huesca, teniendo el factor suerte de su lado, junto a un extraordinario Biel Ribas. El equipo de Óscar Cano supo sufrir cuando más apretó el Huesca y pese a que se llevó el partido en una acción afortunada se mostró compacto y aunque no brillante sí muy eficaz.

Si hubo un equipo que comenzó mandando en el partido, ése fue el salmantino. El Salamanca comenzó muy bien asentado y en el primer cuarto de hora llevó la iniciativa e incluso marcó un gol que fue invalidado por fuera de juego, ya que Miguel García estaba en posición incorrecta, aunque fuera por pocos centímetros. El equipo salmantino había salido con ambición y verticalidad, aunque su fútbol quedaba supeditado a la resistencia de un Huesca muy físico que, fiel a su estilo, apenas dejaba espacios para combinar con soltura.

El partido entró después en una fase de equilibrio y fue el Huesca el que dispuso de las mejores ocasiones, por medio de Sastre y Roberto, que pusieron en aprietos a la zaga salmantina. El equipo local empujaba a base de corazón y llegaba hasta el área sin grandes florituras pero con gran ímpetu, lo que obligaba al Salamanca a estar muy concentrado en defensa. El equipo de Cano tocaba bien el balón y quería salir por velocidad, pero no siempre lograba el entendimiento adecuado entre sus jugadores.

El Salamanca buscaba sacar el balón controlado, pero la presión del Huesca le obligaba a jugar con balones largos buscando al combativo Marcos Márquez –sin fortuna ante el marco pero con mucho desgaste en el trabajo–, pero esas intenciones se perdían sin llegar a inquietar a Cabrero mientras que en el área de Biel Ribas se sacaron hasta cinco saques de esquina y un remate final de Roberto sacó astillas del larguero. De ahí hasta el final del primer tiempo hubo intercambio de iniciativa en el centro del campo con jugadas que no revistieron peligro.

Empezó la segunda parte con un Huesca lazando que asediaba a un Salamanca que tenía que achicar balones de su área. Sin embargo, la fortuna del gol cayó del lado del conjunto salmantino quizás cuando menos se esperaba que sucediera. Un disparo de Perico rebotó en un defensa y despistó al portero convirtiendo así el primer y único tanto del encuentro. Óscar Cano había dado entrada a Kike López y Endika, pero no consiguió mejorar a su equipo, y era el Huesca, ya a la desesperada en busca del empate, el que coleccionaba oportunidades.

No es que hubiera ocasiones claras pero sí se respiraba en el ambiente que el agobio del Huesca podía tener algún fruto y fue entonces cuando el choque se enrareció.

El colegiado estropeó el partido y mostró cuatro tarjetas en el minuto 87, expulsando a Etxaide. El Salamanca contemporizó en los minutos finales para llevarse el triunfo y lo consiguió sin grandes apuros.

En defiitiva Ee Salamanca, con su triunfo por la mínima en su visita al Alcoraz oscense, gracias a un gol afortunado, prolongó el mal arranque de competición del Huesca que sigue sin conocer la victoria tras cuatro jornadas disputadas.

El conjunto oscense no se encontró cómodo en la primera mitad ante un rival que estuvo bien posicionado que comenzaba su presión desde arriba.

El fútbol fue más bien escaso, ya que ninguno de los dos contendientes fue capaz de conducirlo con eficacia y enlazar varias acciones seguidas.