Manos blancas para siempre

Manos blancas en Salamanca (Foto:F.Rivas)

La Plaza de la Concordia luce un gran mural en recuerdo de las víctimas de los atentados terroristas.

La Plaza de la Concordia de Salamanca luce desde este martes un “gran mural” de unos 30 metros de longitud y nueve de altura que recordará a las víctimas de atentados terroristas.

 

En este nuevo espacio, en el exterior del Centro Municipal Integrado Julián Sánchez ‘el Charro’, se pueden ver distintas fotografías de ciudadanos condenando la violencia junto también a un retrato de Miguel Ángel Blanco.

 

Minuto de silencio en recuerdo de las víctimas 

 

Asimismo, unos 250 escolares se han pintado las manos de blanco para dejar su huella sobre el mismo mural, a los que se han sumado vecinos de Salamanca y las autoridades presentes en la presentación de este mural y en el homenaje a las víctimas.

 

En su inauguración han estado el alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco, el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, parlamentarios nacionales, diputados provinciales, concejales de la ciudad, alcaldes de municipios del entorno, representantes empresariales y sindicales, además de altos manos de la Guardia Civil y Policía Nacional.

 

El colorista mural, que perdurará en el tiempo simbolizando “el recuerdo permanente de la capital y provincia de Salamanca a las víctimas”, tiene un “gran corazón” como elemento central y es visible desde todos los ángulos de la plaza de la Concordia, e incluye iluminación nocturna.

 

Fernández Mañueco y Javier Iglesias han destacado en sus intervenciones que los nombres de todas las víctimas permanecen “para siempre” en la memoria colectiva, tanto los fallecidos como quienes sufrieron secuelas físicas o psicológicas. “En una ciudad con casi ocho siglos de tradición universitaria, de tolerancia y en esta plaza de la Concordia la violencia no tiene lugar. Porque en Salamanca se convence con argumentos y desde el respeto. Se debate con la fuerza de la razón y con el diálogo”, ha defendido el primer edil

 

La ciudad entregó su máxima distinción, la Medalla de Oro, a la Fundación Víctimas del Terrorismo y a la Asociación de Víctimas y cómo la ciudad ha incorporado también en “su paisaje urbano” el recuerdo permanente a las víctimas con la glorieta del coronel Antonio Heredero Gil o las calles a las que dan nombre los guardias civiles salmantinos Antonio Tejero Verdugo y Antonio Fernández Álvarez, “también cobardemente asesinados por ETA”, además de otra calle dedicada a todas las víctimas del terrorismo.

 

Por su parte, el presidente de la Diputación de Salamanca ha subrayado que “el terrorismo ha marcado la historia de España” y ha señalado que “desgraciadamente es imposible restituir a las víctimas el alto precio que han pagado y siguen pagando pero la sociedad española tiene el deber de mantener vivo el recuerdo” porque de lo contrario, ha añadido, “el olvido supondría, en cierto modo, el vencimiento de los verdugos”.