‘Manita’ con buen juego

CLARO DOMINADOR. El Salamanca, dueño y señor del balón y del partido, ofreció buenos minutos de juego y venció con rotundidad. protagonistas.
TERESA SÁNCHEZ / ÁVILA

El Salamanca resolvió ayer con comodidad su visita al Ávila, pero sobre todo lo hizo dejando buenos minutos de juego, sobre todo en la primera parte en la que combinó con fluidez y velocidad y además demostró claridad de ideas en las áreas. Cano siguió repartiendo minutos e hizo debutar a Miguel.

Empezó el Salamanca mucho más vertical que en el encuentro ante el Cacereño, tratando de mover el balón con mucha más velocidad, casi al primer toque y por ello en apenas cuatro minutos había acumulado dos ocasiones –de Linares y Sarmiento–, abortadas por el portero Félix. No pudo hacer nada sin embargo a los ocho minutos cuando Sarmiento realizó un gran pase buscando el desmarque de Linares y, éste, observando la salida del portero se abrió ligeramente y desde fuera del área, a puerta vacía, sólo tuvo que chutar con acierto para hacer el 0-1. La superioridad del Salamanca era manifiesta. Suyo era el balón y además lo movía con fluidez, con los hombres bien abiertos, ofreciéndose en constante movimiento y así llegó el segundo. Kike López se desmarcó aprovechando la lentitud de la zaga local, y cuando entró en el área chutó pegado al primer palo para hacer el segundo.

El partido era un monólogo, con el Salamanca jugando bien, haciendo circular el esférico por todas sus líneas, consiguiendo lo que faltó en Cáceres, que la primera encontrara con comodidad a la segunda y, desde ahí, a los puntas. Arbilla y Sarmiento tenían un filón por su banda y se incorporaban una y otra vez al ataque, con el argentino pisando el área en claras opciones de gol una y otra vez. Como recurso el equipo echaba mano de algún que otro envío en largo aprovechando la lentitud de los centrales abulenses.

Linares pudo aumentar su cuenta particular con un espectacular cabezazo al que respondió con brillantez Félix dos minutos antes de que Kike cayera en el área en un claro penalti que el colegiado se cobró y transformó Quique Martín en el minuto 29.

Desde ese momento y hasta el descanso la tónica fue similar, quizás con una punta menos de velocidad, pero con el mismo dominio y alguna ocasión más que sumar al bagaje salmantino que se pudo ir a vestuarios con una ventaja de escándalo.

Tras el descanso Cano introdujo los primeros cambios retocando sólo la zona defensiva donde entraron José Ángel, Zamora y Arbilla y manteniendo el mismo bloque de centro del campo hacia arriba. Partiendo desde la banda, Sarmiento lo buscaba una y otra vez ganando el interior y plantándose en la frontal para intentarlo sin acabar de encontrar el remate certero que merecía. El que sí lo hizo fue Linares que capturó un balón suelto en el área, tras una contra llevada por Kike López, e hizo el cuarto.

La intensidad decayó con el paso de los minutos, por el lógico desgaste de jugadores como Kike o Linares, que no paraban de correr, pero el balón seguía siendo claramente del Salamanca en el que debutaba el recién llegado Miguel para aprovechar el choque e ir cogiendo minutos. También saltó al terreno de juego Javi, que a los diez minutos de hacerlo ganó por velocidad a su par en una contra y puso un balón medido al segundo palo a Linares, que controló e hizo el quinto y el tercero en su cuenta particular.