Mandoki busca "abrir los ojos de la gente" a la realidad de la corrupción y la impunidad con su última película

Abraham Zabludovsky (izq) y Luis Mandoki en la Seminci
El director mexicano Luis Mandoki busca "abrir los ojos de la gente" a la realidad de la corrupción y la impunidad existente en México de la mano de 'La Vida Precoz y Breve de Sabina Rivas', que ha presentado este jueves en la Sección Oficial de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).
VALLADOLID, 25 (EUROPA PRESS)

El director mexicano Luis Mandoki busca "abrir los ojos de la gente" a la realidad de la corrupción y la impunidad existente en México de la mano de 'La Vida Precoz y Breve de Sabina Rivas', que ha presentado este jueves en la Sección Oficial de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

El cineasta, quien ha reconocido el "agobio" que supone abordar una temática que "pasa desapercibida" pero que muchas autoridades amparan, ha confesado que es "más doloroso" tratar un asunto no imaginario, como el de su película, quie además sucede "hoy en día".

Sabina Rivas, una joven de 16 años sin padres y recluida en un burdel en el que sólo recibe falsas promesas de la madame, doña Lita, y del cónsul, para poder abandonar el lugar y hacer carrera en el mundo de la música en Estados Unidos, protagoniza la historia sobre su vida, "precoz y breve", además de llena de viajes con retorno.

La película "más difícil y ambiciosa" de la carrera de Mandoki se acerca a la historia personal de esta joven que, "como la mayoría de mujeres", lucha por sus sueños pero, en su caso, desde el "inframundo" para enfrentarse a obstáculos tremendos": es esa lucha la que permite ver el caleidoscopio de la corrupción y la impunidad.

"Uno de los objetivos es abrir los ojos de la gente y que puedan hacer algo al respecto", ha señalado antes de recalcar que el rodaje le permitió "ver de frente el dolor humano".

Sabina Rivas, una joven orgullosa y tenaz que vive en 'El Tijuanito' con otras jóvenes prostitutas sueña con triunfar en el mundo de la canción y por ello, con la falsa ayuda del cónsul de México (la obra se desarrolla en Guatemala, junto a la frontera) y de su madame, trabaja para poer cumplir su sueño.

Las salidas que realiza para trabajar en fiestas en México le llevan a conocer al hombre que conduce la barca que cruza al otro país, quien la bendice cada vez que la ve, pero también a toparse con la policía mexicana y estadounidense, por lo que sus viajes siempre terminan retornada o agredida y en el Tijuanita.

Su hermano, quien entra a formar parte de La Mara, una banda de jóvenes delincuentes que actúan en connivencia con militares, policías y narcotraficantes, desea sacar a la joven del mundo en que vive pese a la especial relación que mantienen, origen de sus pasados problemas familiares.

La impunidad de la Policía, capaz de colaborar en el rapto de una menor para ponérsela en bandeja a un agente "gringo"; la de La Mara, que quita la vida sin razón a quienes desean de abandonar la zona, y la de la dueña del prostíbulo, que chantajea a las autoridades y engaña a las menores para que se queden con ella.

La posibilidad de quedar bajo la atención del hombre del barco y pelear, de manera pacífica, para permanecer en el improvisado albergue levantado junto a la frontera y entrar en México hacen que la joven decline cualquier oferta de marcha al Tijuanita.

BASADA EN 'LA MARA'

La película, que se basa en la obra 'La Mara', una novela "épica y muy rica", se ha estrenado en Valladolid tras cuatro o cinco años de trabajo "serio", según su productor, Abraham Zabludovsky, después de la elección de Mandoki para la dirección. "No había otro director en México con las condiciones necesarias para dirigir una película de esta escala".

Con la única existencia real del río y del volcán Tacaná y con inmigrantes que buscaban cruzar la frontera que actuaron como extras, Mandoki ha reconocido no haber recibido ninguna amenaza de La Mara, que les observaba, y ha aplaudido el trabajo hecho por la protagonista, interpretada por Greisy Mena, de quien ha destacado su "profesionalidad y entrega insólitas".

El productor de la cinta, durante muchos años periodista en México, ha aseverado que el libro de Rafael Ramírez Herida en que se inspira la historia describía una realidad ajena a los medios de comunicación pero que, convertida en ficción, podría llegar a la realidad, al corazón de los espectadores.

"Llevar esto a la pantalla era indispensable para nosotros", ha explicado antes de recalcar su deseo de llevar la realidad al público a través de la historia creada, para la gran pantalla, por Mandoki, quien ha hecho que entre la pantalla y el espectador no hubiera obstáculos.