Mando y balón en el estreno

Como cualquier primer encuentro de pretemporada, el que ayer disputó la UDS frente al Cacereño deja las conclusiones justas porque todavía son muchos los conceptos que quedan por imprimirse y porque los equipos que dispuso ayer Óscar Cano sobre el terreno de juego en ambos tiempos, seguramente distarán bastante del primero con el que inicie la temporada.
TERESA SÁNCHEZ / CÁCERES

Lo que sí sirvió es para tomar unos primeros apuntes, como la confirmación de que el técnico unionista va a apostar de inicio por ese dibujo 1-4-3-3 que descubrieron los futbolistas la semana pasada. De inicio, con una zaga en la que Sito Cruz fue la única novedad de cualquiera de las que se podrían haber alineado la temporada pasada, la novedad llegaba en la línea de centrocampistas donde Héctor Yuste se situó como hombre de enganche con José Ángel y Quique Martín situados a sus costados, mientras que arriba Kike y Sarmiento se abrían a las bandas dejando a Javi como referencia. Sin apenas permuta en esas posiciones, más allá de alguno que se marchara arriba en la presión y recibiera el relevo de algún compañero, los unionistas se hicieron des de el principio con el dominio del esférico, aunque con cierta falta de profundidad. Yuste rebañaba bien en el centro aunque precisamente un error suyo a la hora de sacar un balón –lo hizo en horizontal–, permitió al Cacereño recuperar casi en la frontal y desde allí Dieguito golpeó con fuerza y a la base del poste defendido por Biel. Sin apenas haber tocado el esférico los locales mostraban mayor rotundidad. Poco después, a la salida de un córner mal despejado por la zaga verdiblanca, Kike, disparó por primera vez con intención pero se le marchó fuera del marco. Pero los unionistas buscaron a partir de entonces llegar con mayor velocidad y provocaron un par de situaciones a balón parado con peligro y a la tercera, tras un saque de esquina, el balón quedó suelto, José Ángel lo dejó pasar hacia atrás ante el grito de Sarmiento que empalmó una volea que colocó pegada al poste. Un gran gol para estrenar su cuenta y al que pudo sumar un segundo poco minutos después, tras una buena combinación con Javi. El argentino, desaparecido hasta entonces porque apenas le había llegado balón, daba muestras así de su calidad.

En la reanudación, Óscar Cano dio entrada a los ocho jugadores que tenía disponibles y apenas habían transcurrido unos minutos cuando Linares agarró un balón en la frontal y se soltó un derechazo ante el que el portero local nada pudo hacer.

Dominio de los salmantinos
El equipo salmantino se situaba por delante y su dominio se hizo todavía más evidente, incluso tras el minuto 65 cuando se quedó con un jugador menos por lesión de Sergio García. Eso sí, aparecían más espacios y eso lo aprovechaba el Cacereño para llegar en alguna contra o aprovechando alguna imprecisión. La situación se complicó con una nueva lesión, esta vez de Endika, que dejaba al equipo con nueve en el minuto 78. Zamora probó en una falta desde la frontal al portero, que desvió a córner.

Conclusión: primera prueba de la pretemporada sin más, con buenos detalles de jugadores como Sarmiento o Arbilla, con José Ángel creciendo con minutos y con la nota negativa de dos lesionados y el esfuerzo inesperado que eso supuso para los nueve que quedaron en el campo.