Malestar entre un notable grupo de hosteleros de Salamanca que se plantea la creación de una Asociación de Ocio Nocturno

Propietarios de 35 establecimientos de la capital salmantina tienen en mente además abandonar la Asociación de Hostelería y recurrirán las denuncias efectuadas por el Ayuntamiento por la promoción del alcohol, prohibida por las ordenanzas.

La hostelería de Salamanca se encuentra dividida y con varios frentes abiertos desde antes de que el Ayuntamiento de Salamanca denunciase a varios establecimientos del ocio nocturno por la promoción de bebidas alcohólicas, algo prohibido por las ordenanzas actuales.

 

Por tanto, el malestar y la indignación no vienen de la mano de este hecho prohibido por ley y sí por la escasa transparencia del consitorio salmantino a la hora de notificar las sanciones de 2.000 euros por la promoción del alcohol, cuando los propios hosteleros no se enteraron de las mismas por los responsables municipales.

 

Al mismo tiempo, denuncian que a la vez que a decenas de bares se les sanciona, las marquesinas de la capital salmantinas estaban plagadas de publicidad de una conocida marca de bebidas alcohólicas, que ya ha dido retirada por operarios del Ayuntamiento, pero que ha existido durante mucho tiempo en Salamanca.

 

Por ello, un grupo de hosteleros ha explicado a este diario que tiene en mente la creación de una Asociación de Ocio Nocturno, paralela a la Asociación de Hostelería de Salamanca porque consideran que ésta no defiende los intereses de la mayoría ni de todos los socios y ven "cierto servilismo ante las instituciones y otros hosteleros de la capital".

 

Así, los propietarios de 35 establecimientos de ocio nocturno se han plantado y van a estudiar la creación de este nuevo colectivo para poder defender sus intereses que se ven "menoscabados ante otros con los que se hace la vista gorda", denuncian hosteleros a este diario, que han preferido mantener el anonimato.

 

De hecho, y si la situación no da un giro de 180 grados, se van a dar de baja de la Asociación de Hostelería de Salamanca que no resuelve los problemas de los profesionales del ocio nocturno "ni defiende nuestros intereses".

 

Por último, y tras conocer las sanciones de 2.000 euros impuestas por el Ayuntamiento (1.000 euros por pronto pago), los hosteleros de 35 bares de la capital se han unido para recurrir tales sanciones, y en función de las posibilidades reales que vean en otros casos similares, se plantean denunciar y tomar acciones legales contra el Ayuntamiento de Salamanca por su gestión en las sanciones y su no notificación en tiempo y forma a los afectados, algo que decidirán en próximas fechas.